Gracia Herrera: «Con testamento, la sucesión es más sencilla, rápida y barata»

Gracia Herrera ofrece esta tarde una charla sobre testamentos y herencias. / IGOR AIZPURU
Gracia Herrera ofrece esta tarde una charla sobre testamentos y herencias. / IGOR AIZPURU

La abogada ofrece hoy la charla 'Lo que necesitas saber si te planteas hacer testamento o heredar' en el edificio municipal de San Martín de Vitoria

MARÍA JOSÉ PÉREZ

Si tiene dudas sobre la conveniencia de hacer testamento, si se enfrenta a la recepción de una herencia, si no sabe qué parte deben recibir sus legítimos herederos... hoy tiene la oportunidad de resolver las preguntas que se plantean sobre a este tema. La abogada Gracia Herrera ofrecerá en el salón de actos del edificio municipal de San Martín de Vitoria una charla (17.30 h.) en la que abordará esas casuísticas diferentes.

- ¿Resulta conveniente que cualquier persona haga testamento?

- Todas las personas, a partir de que sean propietarias de un bien, es conveniente que tengan testamento porque la sucesión es mucho más sencilla, más barata y más rápida. Cuando no lo hay, es necesario hacer una declaración de herederos en el juzgado, lo que implica ir a un abogado, nombrar procuradores e incurrir en una serie de gastos que, de la otra manera, no es necesario. Con ir a un notario, se realiza la herencia. Además, en el testamento la persona plasma su voluntad y deja sus bienes a quien realmente quiere. A quien hereda, aunque sea la misma persona, le facilita mucho las cosas.

- ¿Mejor hacerlo aunque el patrimonio sea pequeño o sólo un piso?

- En cuanto hay un inmueble, necesitamos un testamento o una sentencia, con lo cual lo aconsejable es tener testamento. En el caso de quien sólo tiene dinero, también porque el banco no puede pasarlo a otra cuenta sin una declaración de herederos o un testamento.

- ¿A partir de qué edad aconseja?

- Más que la edad, es que exista un patrimonio. En cuanto lo hay, aunque pertenezca a un menor de edad incluso, ya podría haberlo.

- Al decidir el reparto, ¿hay una parte que siempre debe respetarse para el heredero por ley?

- Sí, la legitima, la parte de tu patrimonio que la ley te obliga a dejar a determinadas personas. Las legitimarias siempre son los hijos y cónyuge viudo. Cuando no hay hijos, los ascendientes y si no hay ninguno de ellos, no hay legitimarios, todo es de libre disposición. En función de quienes sean los legitimarios, la ley fija porcentajes diferentes.

- ¿Se puede desheredar a los hijos hasta el punto de no dejarles ni la legítima?

- La desherederación está prevista, pero por unas causas recogidas en la ley, que hace una enumeración exhaustiva. Por ejemplo, que un hijo haya atentado contra la vida de su padre o madre; que les haya negado alimentos o cuidados... Situaciones que revisten cierta gravedad, no sólo el hecho de que te lleves mal.

- También existe lo contrario, no es obligatorio aceptar la herencia.

- Nunca se está obligado a aceptarla. Puedes renunciar.

- Durante la crisis aumentó el número de casos de personas que renunciaban. ¿Por los gastos?

- Por lo que costaba todo y porque pueden quedar herencias que resulten gravosas. Cuando uno acepta, no acepta sólo los bienes, acepta las deudas del fallecido también. En época de crisis, con hipotecas elevadas e inmuebles que habían disminuido mucho su valor, existían casos en los que la hipoteca podía ser superior al valor del inmueble. Con el problema para su venta, podía haber personas a las que les supusiera una verdadera dificultad aceptarla.

- Entonces, ¿qué se hace?

- Si un heredero renuncia a su parte, ésta recae en el resto de herederos. Si no hay más, pasa al estado.

- Pero, ¿la ley no es igual en el País Vasco que en el resto del estado, incluso en Álava hay diferencias?

- Antes estaban lo que eran los territorios forales, pero el 25 de junio de 2015 se aprobó la ley de derecho civil vasco que regula el tema de las herencias e intenta unificar la legislación para que sea igual en todo el País Vasco. Aunque es cierto que se mantienen unas especialidades en distintos territorios en Bizkaia, en Llodio y en Aramaio. En ellos hay alguna parte específica de los bienes troncales, que son los que vienen del propio origen de la familia. Lo que intentan es que el bien permanezca dentro de ella.

Caseríos y negocios

- ¿Son casos muy concretos?

- Se está pensando más en caseríos, negocios familiares... para que se mantengan en el entorno familiar. Otra de las particularidades de la ley vasca es que amplía un poco las condiciones a la hora de testar, es un poco diferente con respecto al territorio común, al resto del estado.

- ¿En qué fundamentalmente?

- Hay una figura que no está en el territorio común como es el pacto sucesorio, la opción hacia el cónyuge es un poco más amplia... Son cosas interesantes en casos puntuales. En el territorio común se da más primacía a los hijos frente al cónyuge y aquí se le protege un poco más.

- ¿Hay alguna otra diferencia importante?

- Sí, aquí se permite la sucesión contractual. En vida se puede pactar con el heredero los bienes que se dejan y que luego éste se los vaya a dejar a otro. Incluso prevé que una persona en vida pueda renunciar a una herencia gracias al pacto sucesorio, y en el resto del territorio común no. Por ejemplo, una empresa que se quiere que quede en favor de uno de tres nietos. No desea que se divida sino que vaya a solo éste, pues puede pactar con su hijo que se lo deja a él para que luego pase a otro nieto concreto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos