El Gobierno vasco se resiste a avalar el enlace de alta velocidad Vitoria-Pamplona

Las conexiones con la 'Y' vasca. /G DE LAS HERASGráfico
Las conexiones con la 'Y' vasca. / G DE LAS HERAS

El Ejecutivo de Urkullu envía a Fomento sus alegaciones sobre el corredor, en las que pone en valor la conexión con Navarra por Gipuzkoa en detrimento de Álava

SALVADOR ARROYO

La conexión de alta velocidad entre Vitoria y Pamplona, la opción preferida del Ministerio de Fomento para enganchar Navarra con la ‘Y’ vasca, trasladaría «un problema de saturación» de tránsitos ferroviarios a Bergara, el nudo en el que confluyen los ramales de los tres territorios. Porque a los flujos interiores de mercancías y pasajeros, a los provenientes del sur de Francia y a los convoyes del eje mediterráneo a través de Pamplona, se sumarían todos los llegados desde Burgos por la puerta de la capital alavesa. Así lo sostienen los técnicos del Gobierno vasco -a través de su sociedad ferroviaria ETS- y lo hacen constar como un problema «determinante» en el bloque de alegaciones que el Ejecutivo de Iñigo Urkullu ha hecho llegar a Madrid. Un planteamiento que choca con el criterio de la Diputación alavesa y el Ayuntamiento de Vitoria, ambos gobernados por el PNV, que apuestan de forma decidida por el enlace Vitoria-Pamplona.

En su escrito, el Gobierno vasco insiste en poner en valor la conexión de Navarra con Euskadi a través de la localidad guipuzcoana de Ezkio en detrimento de Álava, apenas dos meses después de que el ministro Iñigo de la Serna se decantase en público por la opción vitoriana, fundamentalmente porque costaría tres veces menos (580 millones de euros frente a 1.705, en ambos casos sin IVA) y también porque la ejecución de la obra resultaría «mucho menos compleja». La opción de Ezkio requiere perforar la sierra de Aralar con un túnel de 22 kilómetros, cuatro veces mayor que el más largo de la ‘Y’ vasca. Una complejísima obra de ingeniería.

Las dos alternativas

Pamplona-Ezkio. 55,1 kilómetros.
La conexión entre el corredor mediterráneo y la Y vasca se realiza en la estación ejecutada en este pueblo de Gipuzkoa. Requiere un túnel de 21 kilómetros bajo Aralar. Es la apuesta inicial del Gobierno vasco y la preferida, con cambios de trazado, por el navarro.
Pamplona-Vitoria. 74,7 kilómetros.
Deja el tiempo de viaje entre ambas capitales en 30 minutos. Es mucho más barata -580 millones frente a 1.705, sin IVA-. Es por la que apuestan las instituciones alavesas, con la Diputación al frente.

«Ni la alternativa de Ezkio es tan mala ni la de Vitoria es tan redonda como plantea Fomento», apuntaron ayer a EL CORREO fuentes del departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras que dirige Arantxa Tapia. Incluso plantean que la brecha económica que separaba las dos opciones, «ya no es tan grande». Pero huyen de una confrontación institucional. «Se ha identificado un problema» y Fomento «va a ser el primer interesado en comprobar si las estimaciones de nuestros técnicos son correctas. Buscamos contrastar», indicaron.

El Gobierno vasco sostiene que ha puesto sobre la mesa «los pros y contras» de las dos alternativas sin, dicen, decantarse por ninguna de ellas. Aunque «es conocido» que Ezkio-Itsaso siempre fue la mejor opción para el Ejecutivo de Lakua. En ese pequeño pueblo del Goierri se proyectó de hecho, y se ha construido, una estación y un apartadero para el TAV, pensado para ser punto de unión con Navarra.

Por Gipuzkoa, el trazado es 20 kilómetros más corto que por Álava para llegar a Bilbao. Y «más directo» para integrar a Pamplona con el corredor Atlántico-Mediterráneo, que no conllevaría «giros innecesarios» -en este caso a través de Vitoria- para llegar a la frontera o a los puertos de Bilbao o Pasaia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos