Urtaran, a los policías: «No podemos ofrecer más»

La «huelga de celo» que mantiene el 10 % de la plantilla sigue adelante con nuevas multas a infracciones. /Igor Aizpuru
La «huelga de celo» que mantiene el 10 % de la plantilla sigue adelante con nuevas multas a infracciones. / Igor Aizpuru

El alcalde convoca una nueva reunión con los sindicatos el jueves para tratar de poner fin a la huelga de celo que acumula ya más de 3.500 multas desde principios de mes

Ander Carazo
ANDER CARAZO

El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, ha ordenado la convocatoria de una nueva reunión entre el Gobierno local y los sindicatos de la Policía Local para el próximo jueves con la intención de persistir en la búsqueda de una solución a la huelga de celo que están llevando a cabo agentes de la plantilla de agentes urbanos y que se traduce ya en más de 3.500 multas impuestas a ciudadanos en lo que va de mes de noviembre muchas de ellas por comportamientos habitualmente tolerados.

La reunión llegará en un momento de máxima tensión entre los responsables municipales y los agentes policiales. El regidor volvió a reiterar este martes que la oferta municipal (que se basa en la ampliación de la plantilla con las OPEs en marcha, un complemento salarial ajustado a lo que contemplan los Presupuestos Generales del Estado y mayor flexibilidad en las libranzas, así como externalizar algunos servicios) es la mejor que va a poder articular en una negociación en la que, reiteró, la clave «está en el complemento salarial». Los sindicatos también han elevado el tono en las últimas horas. Sipla, la central mayoritaria en el cuerpo local, ha anunciado su intención de asesorar legalmente a los agentes si desean denunciar al alcalde por sus declaraciones respecto a supuestos comportamientos «ilegales» de la plantilla.

Mientras tanto, el ciudadano paga el coste de la huelga. En lo que va de mes los agentes (un 10% del total, según el alcalde, una cifra que la plantilla garantiza que es más elevada) han colocado ya más de 3.500 multas a ciudadanos vitorianos y visitantes. Por infracciones de todo tipo, muchas de ellas habitualmente toleradas, como cruzar una calle fuera del paso de peatones o aparcar en lugares permitidos durante décadas.

Noticia relacionada

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos