Todos contra el fuego

Todos contra el fuego
ÁNGEL RESA

Dentro de la mente humana existe una especie de almacén donde se apilan recuerdos de experiencias pasadas e imágenes más o menos convencionales. Por ejemplo, las estampas idílicas de la vida en el pueblo que a lo largo de la historia han alimentado la literatura, las series televisivas, el cine con personajes reales y las películas infantiles de animación. ¿Quién no recuerda a Heidi con Pedro, el abuelo de barba cana y el perrazo bonachón? A los urbanitas nos cuesta entender que la felicidad, o sus aproximaciones, puede concentrarse en el discurrir de los días sobre esos escenarios bucólicos, agrícolas y pastoriles donde el verde lo envuelve todo. Y supongo que pocas dichas serán mayores para quienes no entienden sus biografías sin el contacto carnal con la naturaleza.

Pero independientemente del lugar donde more la gente y de las satisfacciones o lo contrario que le depare su hábitat no hay razones para renunciar a algunos estándares de seguridad y confort. La población alavesa -tan arremolinada en la expandida Vitoria- tiene derecho a residir donde quiera sin pagar un peaje añadido, al margen de ciertas incomodidades, por el hecho de tender al medio rural. De ahí que la madre Diputación aproveche cualquier opción que se le presente para proclamar sus afanes en pro del equilibrio dentro de un territorio exageradamente volcado hacia su capital, hasta el punto de empadronar a tres de cada cuatro habitantes.

Así que el Palacio de la Provincia ha decidido implantar un proyecto-piloto en la pequeña localidad de Jocano para evaluar su buen funcionamiento antes de extenderlo a otros lugares de la geografía que le compete. Al oeste del territorio -en un núcleo menor del municipio de Kuartango, la comarca de los Valles y la cuadrilla de Añana- prepara un sistema de alarmas conectado con los Bomberos provinciales que avise a los vecinos de los malos humos nos disponga a todos contra el fuego. Algo así como leña al peligro en un paisaje dominado por las chimeneas que parecen expulsar por sus fauces las combustiones internas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos