El foso de la plaza de la Constitución de Vitoria pasa a la historia

Después de la Navidad, los operarios se han dedicado a cubrir el foso de la plaza./Rafa Gutiérrez
Después de la Navidad, los operarios se han dedicado a cubrir el foso de la plaza. / Rafa Gutiérrez

Los responsables de la obra calculan que esté finalizada para el mes de junio y se pueda celebrar allí la Feria de las Naciones

Ander Carazo
ANDER CARAZO

El profundo foso de la plaza de la Constitución de Vitoria ya es parte de la historia. Los trabajadores de Opacua -la empresa adjudicataria de la obra- lo han cubierto con asfalto granítico desde que volvieron de las vacaciones de Navidad, periodo inhábil según el convenio de la construcción. Antes ya se había procedido a la eliminación del estanque inferior y a ejecutar las labores de fontanería necesarias para recoger el agua que seguirá cayendo de la ‘piscina’ superior.

Las máquinas ahora alisan la zona y los operarios rematan los últimos huecos de un recinto al que hasta ahora sólo le estaba dando uso la Feria de las Naciones. Lo siguiente será cubrir la zona con hormigón y asfalto pulido, por lo que su aspecto será muy similar al que en la actualidad tiene la calle San Prudencio.

Porque este espacio situado enfrente del centro cívico El Pilar sufrirá un ‘lifting’. Su diseño parecía de otra época y la ciudadanía votó que se ejecutara una reforma a través del proceso de presupuestos participativos para 2017, aunque los comerciantes y asociaciones vecinales intentaron que se paralizara por considerarlo insuficiente. Ellos hubiesen preferido un aparcamiento para facilitar la llegada de clientes a la calle Gorbea y alguno incluso consideró que la reforma es un nuevo ‘ataque’ al pequeño comercio. El Gobierno municipal, sin embargo, sostuvo que «se recuperará una superficie para el uso ciudadano y ese espacio también puede ser atractivo desde el punto de vista comercial».

Se ha cubierto de asfalto granítico y cuando se remate tendrá un firme similar al de la calle San Prudencio

Además de cubrir el foso, se colocarán 16 árboles frutales de carácter ornamental y columpios, que aún está por decidir si estarán reservados para niños -algunos adaptados para aquellos que sufren algún tipo de discapacidad física o psíquica- o se alternarán con otros preparados para personas mayores. Como es obvio, el pavimento en esta área será de caucho para amortiguar las posibles caídas. En las inmediaciones se colocarán bancos, papeleras y más postes para candar las bicicletas. En todo caso, se mantendrá el monumento -diseñado por Pepe Noja- que culmina la fuente superior y que se pensó en homenaje a la Carta Magna.

Un 23% menos

Estos trabajos se adjudicaron a Opacua, ya que presentó una oferta un 23% inferior al precio de salida, de 450.000 euros. El objetivo es que la ‘nueva’ plaza de la Constitución esté lista para la próxima celebración de la Feria de las Naciones, en el mes de junio. Habrá que ver cómo organizan entonces las casetas y el escenario para los conciertos.

Por otra parte, los técnicos del Departamento de Medio Ambiente se han visto obligados a actuar sobre varios árboles que estaban afectados antes de que arrancase la obra a finales de diciembre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos