La Fiscalía de Álava pide 20 años de cárcel para el acusado por el crimen de la camarera

El suceso tuvo lugar en la madrugada del 1 noviembre de 2014, en un piso del barrio vitoriano de El Pilar, donde vivía su expareja

EFE

La Fiscalía de Álava ha pedido 20 años de cárcel para un hombre por supuestamente asesinar a su expareja a la que atacó con un arma blanca y golpeó en la cabeza en su domicilio en Vitoria hace ahora tres años. El juicio con jurado por estos hechos arrancará el próximo día 14 en la Audiencia Provincial de Álava y están fijadas ocho sesiones

El suceso tuvo lugar en la madrugada del 1 noviembre de 2014 en una vivienda de la calle Guayaquil del barrio vitoriano de El Pilar, donde vivía la mujer, de nacionalidad dominicana y 42 años.

La víctima trabajaba como camarera en un bar que también fue regentado por el hoy acusado, quien se da la circunstancia de que el pasado mes de junio fue condenado por la Audiencia Provincial de Álava a seis años y un día de cárcel por traficar con drogas en ese establecimiento.

El escrito de acusación explica que el acusado de manera sorpresiva y con «ánimo de acabar con la vida de la que fuera su pareja sentimental» la atacó con un arma blanca causándole heridas en la cara para después golpearle la cabeza «sobre una superficie dura o con un elemento contundente» lo que le provocó «una herida contusa en la región occipital».

La mujer, según indica la Fiscalía, murió a causa del traumatismo que le provocó el acusado, quien dejó a la víctima tumbada boca a abajo en la cama de su habitación, «limpió la escena del crimen» y «abandonó el domicilio cerrando la puerta de acceso». Añade que el presunto asesino se llevó consigo las llaves y dos móviles de la mujer. El hallazgo del cuerpo sin vida de la víctima se produjo tres días después cuando una persona allegada avisó a la Ertzaintza al no acudir la víctima a su trabajo ni dar señales de vida.

El exnovio, de 45 años y natural de Venezuela, fue detenido entonces acusado de este crimen y ahora se enfrenta a 20 años de cárcel por un delito de asesinato con la agravante de parentesco. El Ministerio Público solicita asimismo que el acusado indemnice con un total de 420.000 euros a las cuatro hijas de la víctima, -de una de ellas es padre el procesado- y a sus padres.

También pide que se le retire la patria potestad sobre la hija que tuvo con la víctima y que no pueda comunicarse ni acercarse a ella a menos de 200 metros durante diez años. Una petición de prohibición que hace extensible a las otras hijas y a los padres de la mujer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos