El ‘bus exprés’ de Vitoria se tropieza con las cocheras de Tuvisa

Una unidad articulada de autobús eléctrico./Van Hool
Una unidad articulada de autobús eléctrico. / Van Hool

El PP pretende que la oposición fuerce al Gobierno vasco a incluir el garaje para autobuses en el convenio que suscribieron con la Diputación y el Ayuntamiento

Ander Carazo
ANDER CARAZO

Las cocheras de Tuvisa parece que se han interpuesto en el proyecto del ‘bus exprés’. Cuando todo parecía encarrillado y su licitación estaba cercana, la oposición –a nivel tanto municipal como autonómica– busca que se incluya la construcción del nuevo garaje para autobuses en el convenio que ya firmaron la consejera Arantza Tapia; el diputado general, Ramiro González, y el alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran. De hecho, el Parlamento vasco votará a lo largo del mes de febrero una alegación que ha presentado públicamente el PP este miércoles respecto a su inclusión «a fin de promover la financiación conjunta y atender a las diversas actuaciones necesarias» para dotar a Vitoria de un sistema de bus eléctrico inteligente (BEI) en la actual línea periférica (L-2).

«Parece oportuno que dicho convenio contemple la financiación completa del proyecto incluido el proyecto de construcción de nuevas cocheras de Tuvisa, tal y como se acordó en el pleno del Ayuntamiento», remarca el texto presentado por la parlamentaria María Carmen López de Ocáriz y portavoz municipal conservadora, Leticia Comerón.

En definitiva, el objetivo de los populares es «obligar» al Gobierno vasco a financiar una parte del nuevo estacionamiento porque lo consideran «una parte necesaria e imprescindible» del proyecto del ‘bus exprés’. «Queremos obligar al Gobierno vasco a que colabore, las cocheras suponen una cuarta parte del presupuesto», ha asegurado este miércoles Comerón, quien ha tomado como base los cálculos del propio Gabinete Urtaran que piensa que el estacionamiento costará alrededor de diez millones.

El alcalde Gorka Urtaran aseguró hace una semana que cabía la posibilidad de que el BEI echase a andar sin la necesidad de tener listas las nuevas cocheras en los viveros municipales (en la Avenida del Zadorra), algo con lo que no coinciden los conservadores y, de hecho, señalan cómo en la actualidad ya no hay espacio suficiente para estacionar los últimos autobuses que ha incorporado Tuvisa a su flota. Además, si se abre este ‘melón’ plantean la posibilidad de que se mejore el proyecto en cuestión de recorrido –quieren que llegue hasta el barrio de Zabalgana–, tráfico –alertan de la afección a la calle Iturritxu–, aparcamiento –calculan que se perderán 900 plazas– y accesibilidad, ya que afirman que cuatro paradas tendrán dificultades para los usuarios con problemas de movilidad.

Leticia Comerón ha confiado en que se repita en el Parlamento autonómico el reparto de fuerzas que se registró hace dos semanas en el pleno municipal. Es decir, que el PP, EHBildu y Elkarrekin Podemos (repartido en Podemos e Irabazi en el Ayuntamiento) voten a favor de esta alegación. Esto no se traduce en que el Gobierno vasco tenga que pagar el 100% del coste del nuevo estacionamiento, sino que se mantenga la fórmula de aportaciones (el Gabinete Urkullu, 65%; la Diputación, 17,5% y el Consistorio, 17,5%).

Convenio de la Diputación

En paralelo, la Diputación aprobó ayer la firma del convenio de financiación con el Ejecutivo vasco y el Ayuntamiento para pagar este medio de transporte. Un paso que ya dieron las dos instituciones anteriores los días 19 y 29 de diciembre, respectivamente.

Mientra tanto, en San Sebastián –donde no hay ningún problema con las cocheras de la compañía, mucho más modernas que las de Aguirrelanda–, el BEI avanza con paso firme a pesar de que Vitoria le lleva la delantera. La consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, y el alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, presentaron el lunes el protocolo de colaboración para implantar el Bus Eléctrico Inteligente (BEI) en la línea 28, que conecta el centro con la zona de hospitales y el parque tecnológico de Miramon. Los urbanos empezarán a funcionar «a finales de 2019», según los portavoces institucionales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos