La Ertzaintza ya no corre en Álava

Ertzainas intervienen en un incidente en la calle Santo Domingo, del Casco Medieval. /EL CORREO
Ertzainas intervienen en un incidente en la calle Santo Domingo, del Casco Medieval. / EL CORREO

Tras las multas a varias patrullas, el sindicato Erne anuncia que los agentes respetarán las normas de tráfico incluso en situaciones de emergencia

DAVID GONZÁLEZ

Varios vehículos de la Ertzaintza atraviesan la calle Zaramaga a toda pastilla. Llevan los rotativos encendidos. Los agentes acuden a una llamada de socorro por la «pelea multitudinaria en un bar». Doblan el límite de 50 kilómetros a la hora para cualquier zona urbana, así que el radar situado junto a El Boulevard dispara el flash a su paso. Días después, en la comisaría de Portal de Foronda reciben varias notificaciones de multas. Las circulares reflejan velocidades de hasta 118 kilómetros a la hora. Los agentes son llamados a capítulo. Se les informa de que se les abrirá expediente por «cometer un delito» de tráfico, y que incluso se informará al fiscal de Tráfico para que decida «si la urgencia era tal como para correr».

Con posterioridad, representantes del sindicato Erne, mayoritario en el cuerpo, mantuvieron una reunión con el subjefe de la comisaría vitoriana con la intención de aclarar el entuerto. «Se le preguntó qué pautas debían seguir los agentes para evitar estas situaciones, y el mando les recomendó ‘no correr’», aseguran desde esta central. «Cuando se le recordó nuestro protocolo, que exige unos tiempos de respuesta, el mando se encogió de hombros y les dijo que ‘aún no se ha dado la situación’», puntualizan.

No es el único caso en las últimas semanas recogido por esta central. El más llamativo, otra sanción en una emergencia para atender la llamada de auxilio de una víctima de violencia de género. Preguntado por esta situación, desde el departamento de Seguridad manifiestan que «en caso de que, de acuerdo con la legislación de tráfico esté justificada la conducción en condiciones de excepcionalidad y pueda conllevar una denuncia por infracción de tráfico, se tramita la correspondiente justificación ante la entidad sancionadora».

Asimismo, una portavoz autorizada recordó que «los agentes de la autoridad, en este caso de la Ertzaintza, deben respetar siempre la normativa de tráfico, ya que la propia normativa permite excepciones en situaciones de emergencia que se justifican cuando se producen».

Pagadas de su bolsillo

En Erne discrepan con la postura oficial del departamento y del mando consultado. Y hablan de que ya ha generado consecuencias. «Los agentes en Álava han decidido respetar las normas de circulación en situaciones de emergencia». ¿La razón? «Evitar expedientes y que su economía familiar se resienta». Y es que estas sanciones deben ser abonadas por los ‘infractores’.

Para la central mayoritaria, «todo esto se contradice con las prisas que meten a los agentes para que vayan de un lugar a otro debido a la falta de efectivos en las calles», proclaman. Este déficit, a su juicio, se «produce por la mala gestión del departamento de Seguridad, que carga sobre las espaldas de los patrulleros labores que antes correspondían a otras unidades». Se refieren a las vigilancias «en partidos de fútbol y de baloncesto, traslados de presos, recogidas de denuncias ‘in situ’ para aligerar el trabajo a las unidades a las que corresponde hacerlo, que tampoco cuentan con efectivos suficientes».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos