El Ensanche de Vitoria perdió 13 comercios y 9 bares en el primer semestre de 2017

La calle San Prudencio es una de las arterias de Vitoria donde más se ha dejado notar el cierre de locales./Igor Aizpuru
La calle San Prudencio es una de las arterias de Vitoria donde más se ha dejado notar el cierre de locales. / Igor Aizpuru

San Prudencio y Dato son algunas de las calles más afectadas en un escenario de alta rotación de locales

Judith Romero
JUDITH ROMERO

Los carteles de 'Se alquila' o 'Liquidación' cada vez están más presentes en el corazón de la capital alavesa. Hasta 13 tiendas y 9 nueve bares echaron la persiana en el Ensanche únicamente en la primera mitad de 2017, una cifra a la que habría que incorporar cierres más recientes como el de bar Taberna o la tienda Natura de la calle San Prudencio. El centro de Vitoria vive una fluctuación de negocios solamente comparable a la del barrio Coronación, donde desaparecieron 12 comercios y 13 bares.

A pesar de las continuas despedidas, las doce calles del Ensanche contaban en junio de 2017 con un total de 302 comercios, dos más que en 2007. El cierre de locales fue notorio con el inicio de la crisis en 2008 y, aunque se recuperaron en 2013, desde entonces su número no se ha estabilizado.

Hace diez años, la plaza General Loma contaba con nueve establecimientos, pero ha perdido dos tiendas y un local hostelero. Otras céntricas calles, caso de General Álava, sólo han perdido un comercio, pero los bares han desaparecido por completo de sus bajos comerciales. A su vez, San Prudencio dijo adiós a cuatro de las cafeterías y bares con las que contaba en el año 2007. A Dato, por su parte, le faltan seis tiendas y un establecimiento hostelero y se prepara para afrontar nuevas pérdidas. «Abrir un establecimiento cuando todas las lonjas cercanas están cerradas es muy complicado, necesitamos una estrategia para impedir más cierres», ha pedido la concejala popular Blanca Lacunza.

Además de las múltiples compras efectuadas por el empresario Juan María Uriarte en la manzana situada entre Fueros, General Álava y San Prudencio, el cierre de edificios como el de la Seguridad Social y oficinas municipales también podría haber afectado a la zona.

La alta rotación de locales en Vitoria, «mayor a la de otras ciudades», preocupa al Gobierno local. «Podíamos pensar que se trataba de un fenómeno relacionado con la crisis, pero lo cierto es que continúa dándose», ha explicado la concejala de Empleo y Desarrollo Económico, Nerea Melgosa. Su departamento trabaja en la constitución del Plan de Comercio y Hostelería y un grupo de trabajo trata de hacer una evaluación longitudinal de las modificaciones que está viviendo el Ensanche.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos