Electrónica de choque en Vitoria

Muruguza. /E. C.
Muruguza. / E. C.

El músico y cineasta Fermin Muguruza presenta su proyecto realizado mano a mano con el dúo The Suicide Of Western Culture

ÓSCAR CUBILLO

El músico y cineasta Fermin Muguruza (Irún, 1963) entregó en la Azoka de Durango 'B-Map 1917 + 100' (Talka-El Segell, 2017), un repertorio de electrónica de combate con el que reivindica la revolución soviética en el año de su centenario. Se inspira en diez ciudades cuyo nombre empieza por B, entre ellas Bilbao, Berlín, Belfast, Bogotá, Belgrado, Barcelona y Baton Rouge.

La música es electrónica a lo Front 242 y Alec Empire, y además trae ecos de los Clash, New Order o 'Blade Runner' al borde del abismo. «Se podría considerar como sonido electrónico bailable del punk, algo ligado al dub y a lo industrial, también a la electro body music que reivindicaban Front 242, Kraftwerk y, en la segunda oleada, Nine Inch Nails», explica Muguruza.

Lo defenderá en ocho conciertos en otras tantas ciudades. Empezó ayer en Bilbao y hoy sigue en Vitoria (Jimmy Jazz, 21 h, 15-18 €). El ex de Kortatu y Negu Gorriak cada vez está más atrapado en el cine -en septiembre estrenará la película de animación 'Black is Beltza'- y da menos conciertos. Su último proyecto lo ha realizado mano a mano con el dúo electrónico The Suicide Of Western Culture, a los que halaga: «Los conocí en Barcelona y me pareció que lo suyo era electrónica de choque. Ahora hace ahora veinte años que se editó 'Ireki ateak', el disco que grabé con DUT, y volver a esa zona arriesgada me tentó demasiado». Y lo hace reivindicando la revolución soviética, ya fracasada pero que, a su juicio, «marcó un antes y un después en la historia de la humanidad». «Yo, como músico, reivindico que podremos perder muchas batallas, pero las canciones serán nuestras», advierte.

La cita

Fermin Muguruza y The Suicide Culture y La Furia
En Vitoria Jimmy Jazz, desde 21.00 horas. 15/18 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos