Edulcorar el café

Edulcorar el café
ÁNGEL RESA

Al Gobierno vasco, que fomenta la extensión del tranvía al campus universitario y es el mayor financiador del proyecto, le resuenan las protestas vecinales en los huesos internos del oído. Así cabe interpretar las modificaciones que ayer anunció en un deseo confeso de aplacar el malestar de los residentes en la zona. A la consejería le han llegado las muestras de malestar de los parroquianos que más enseñorean las cuerdas vocales, igual que los trabajadores en la hostelería oyen quebrantos de la clientela al otro lado de la barra. Sonaban altas las voces discrepante por el ingreso del metro ligero en San Cristóbal y Adurza. Gente organizada en mesas para recoger firmas contrarias a la obra que se queja, valga la metáfora, por la amargura del café y a la que los ‘camareros’ de Lakua acercan los terrones de azúcar ¿capaces? de edulcorar la bebida.

¿Valdrán unas sacarinas en forma de reducción a un carril en Nieves Cano para aplacar la potencia del retrogusto en la boca? ¿Y quitar una parada en el puente de Las Trianas que aparecía en los planos primigenios? ¿Servirá el hecho de no arramblar con tantas plazas de aparcamiento y conceder más espacio del previsto inicialmente al tránsito peatonal? ¿Se contentará el vecindario con tales cambios? Hum, mano a la barbilla en pose pensativa. Si esto es Vitoria permítanme que lo dude. Es como divisar la torre Eiffel en lontananza y aventurar, con escasísimo margen de error, que andamos cerca de París, ciudad de la luz con tantos días nublados.

Servidor se pregunta, como tantos vitorianos con mayor sentido común que sabiduría, si no hubiera rendido más acercar con el tranvía a los nuevos y lejanos barrios, geográficamente opuestos porque uno limita a Oriente y el otro tiende a Occidente. Ya nos cuentan los técnicos con visión integral de futuro que habrá otros medios de lograr ese fin y, entretanto, apuestan por llevar sobre raíles alumnos a las facultades. En ello están mientras aproximan el azucarero a consumidores de café reacios a tomarse siquiera la primera taza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos