La Diputación invertirá casi 9 millones de euros en reformar la N-240 en Legutiano

El proyecto de la N-240. /G. H.Gráfico
El proyecto de la N-240. / G. H.

Es la segunda obra más importante de la legislatura en materia de infraestructuras

JUAN CARLOS BERDONCES

En la red viaria alavesa la carretera N-240 es uno de los puntos conflictivos de concentración de accidentes, sobre todo el tramo desde la salida de Legutiano -en dirección a Bilbao- y el cruce de Ollerías, entre los puntos kilométricos 16,7 y 19,9. Desde el año 2000 y hasta el pasado ejercicio, en esos 3,2 kilómetros se contabilizaron 210 siniestros, con un saldo de seis víctimas mortales, 15 heridos graves y 94 leves. Curvas de radio reducido, fuertes cambios de rasante con pérdidas de visibilidad, cruces peligrosos como el de Elosu o accesos «desordenados y deficientes» a caminos rurales y propiedades complican la circulación a los usuarios en una vía con «problemas de seguridad».

Con el fin de aumentar la seguridad, la Diputación trabaja en un proyecto de reforma que mañana, en el Consejo de Gobierno, se aprobará con carácter definitivo. El presupuesto ascenderá a 8,9 millones de euros -es la cifra tope de inversión prevista- y el plazo de ejecución estimado es de 25 meses.

El departamento de Infraestructuras Viarias y Movilidad que dirige Josu López Ubierna espera que los trabajos puedan arrancar «el próximo año» y concluir a finales de 2020. Se trata del segundo proyecto de mayor envergadura en esta legislatura en materia de infraestructuras después de la obra de reforma de la N-124 y construcción de una variante en Berantevilla, que está ahora en plena ejecución y en la que se invertirán 20 millones de euros. López Ubierna asegura que los trabajos en la carretera «serán compatibles con el mantenimiento de la circulación».

Este proyecto de acondicionamiento y mejora de la vía aprovechará el trazado actual «para minimizar la ocupación de terrenos». Aunque en el primero de los 3,2 kilómetros del tramo será necesario intervenir para «eliminar las curvas peligrosas existentes después del puente de Santa Engracia». Esta modificación «alejará la carretera de las zonas medioambientalmente sensibles -el Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) de los embalses del sistema del Zadorra, un espacio protegido de la Red Natura 2000-».

Además de la eliminación de las curvas peligrosas el proyecto también busca acabar con los cambios de rasante y garantizar una «buena visibilidad». Asimismo, se construirá un nuevo enlace en el cruce de Elosu «y se ordenarán los accesos a fincas y parcelas».

El proyecto incorpora mejoras como resultado de las alegaciones «aceptadas» en el trámite de información pública -entre ellas las de la plataforma vecinal Legutio Bizirik- y las indicaciones medioambientales. Entre estas destaca la mejora de la intersección entre la N-240 y la carretera A-3608, en el tramo final del trazado, para dotar a la vía de carriles de aceleración y deceleración, y de giros a la izquierda; la A-3608 conecta la N-240 y la N-622 a través de Gopegi.

El acondicionamiento del tramo entre la salida de Legutiano y el cruce de Ollerías incorpora también un proyecto de «restauración ambiental y paisajística», facilitando el movimiento de animales entre los dos márgenes de la vía con cuatro pasos de fauna. «Estamos dando esta legislatura un fuerte impulso a la inversión para mejorar las carreteras», recordó López Ubierna, que considera «claves» estas actuaciones «para hacer más seguras nuestras infraestructuras».

Fotos

Vídeos