La Diputación y el Gobierno vasco invierten 74 millones hasta 2027 para solucionar el problema del saneamiento en Álava

Ramiro González e Iñaki Ariola han sellado esta mañana el acuerdo.
Ramiro González e Iñaki Ariola han sellado esta mañana el acuerdo. / Igor Aizpuru

Se trata de un nuevo acuerdo «ambicioso y realista» que se completa con la creación de un ente gestor del agua para todo el territorio

Francisco Góngora
FRANCISCO GÓNGORA

El fracaso de décadas en la política de abstecimiento y, sobre todo, en la depuración de aguas residuales es el punto de arranque del nuevo acuerdo marco para la financiación y ejecución de infraestructuras hidráulicas en el territorio. En un horizonte de diez años, hasta 2027, la Diputación y el Gobierno vasco van a invertir en torno a 74 millones de euros para cubrir las obras más imprescindibles. 50 millones corren a cargo de la Agencia Vasca del Agua y 24 de la institución foral.

El propio consejero de Medio Ambiente, el socialista Iñaki Arriola, reconoció que los anteriores acuerdos (2004 y 2008) se habían incumplido, «pero hemos sufrido una profunda crisis económica que ha disminuido las inversiones. Ahora hemos puesto los pies en la tierra. Este convenio es bueno, ambicioso pero realista y nos marcará la hoja de ruta de la próxima década.

Entre otras obras destacadas, el acuerdo recoje las mejoras en el abastecimiento del Alto Baia y Amurrio; las estaciones depuradoras de aguas residuales de Oion, Agurain y Moreda; la adquisición de los suelos para las estaciones de saneamiento del Alto Nervión; el alcantarillado de Lagrán, Manzanos y Gopegi-Ondategi; el saneamiento y depuración de Legutiano, Artziniega y Alegria; y los colectores de Iruña de Oca y Valdegovía.

Nuevo ente gestor

El diputado general, Ramiro González, tras felicitarse del acuerdo recordó que en dos años estará en marcha un nuevo ente gestor del agua para toda la provincia. Dado el reparto de competencias sobre abastecimiento y saneamiento entre ayuntamientos, concejos y consorcios, este asunto resultará clave en esta nueva etapa. «No impondremos, entrar en ese consorcio será voluntario, pero está claro que va a poder garantizar un mejor servicio y un mantenimiento más eficaz a un precio más competitivo que la gestión individual. Pero lo haremos desde el respeto al reparto de competencias», añadió.

También Arriola se refirió a que «obras tan importantes, con un desembolso tan voluminoso del erario público necesitan la responsabilidad de los usuarios para su mantenimiento».

Fotos

Vídeos