La Diputación aplaza la apertura de las oficinas de San Prudencio porque «la obra no está acabada»

Las oficinas de San Prudencio no abrirán hoy. /J. Andrade
Las oficinas de San Prudencio no abrirán hoy. / J. Andrade

Los trabajadores del Instituto Foral de Bienestar Social llevan en el local desde el lunes «sin calefacción» y denuncian la situación en la Inspección de Trabajo

JUDITH ROMERO

Decenas de trabajadores del Instituto Foral de Bienestar Social se concentraron ayer frente a la Diputación para reclamar unas condiciones laborales «dignas» y para protestar por el traslado a las oficinas de la calle San Prudencio, donde la Diputación unificará sus servicios sociales ahora dispersos en varios edificios. Este complejo, donde antes se ubicó el Departamento municipal de Urbanismo, debía abrir al público hoy mismo, pero la Diputación ha aplazado la inauguración porque la obras de acondicionamiento aún no pueden darse por concluidas. Los trabajadores de algunos servicios, eso sí, llevan en el inmueble desde el lunes «sin calefacción» y con «serios desperfectos», motivo por el que ayer pusieron una denuncia ante la Inspección de Trabajo.

Como medida de protesta -también como reclamación de unas «condiciones dignas»-, una quincena de empleados había pasado la noche encerrados en las oficinas del Centro de Orientación y Valoración del IFBS del 27 de Manuel Iradier, según narró Isabel Montero, delegada sindical de la Junta de Personal. Montero relató que los empleados trasladados ya al nuevo complejo de oficinas comenzaron la semana en condiciones penosas. «El espectáculo que hemos visto ha sido bochornoso», agregó el sindicato CC OO. «El personal organizando archivos y material de oficina con chamarros y guantes, ventanas rotas, cables sueltos, sin teléfono (en algún caso utilizando móviles personales para temas laborales), puertas de despachos estrechas en las que no entra una persona con silla de ruedas, despachos sin puertas...», enumeraron.

La Diputación confirmó ayer a través de un portavoz que ha decidido aplazar al menos hasta mañana la apertura de la Oficina de Atención al Público «para garantizar el confort de los ciudadanos». A los que ya tenían cita, se les ha reasignado en otra fecha. El Área del Menor del edificio Deba y los servicios generales, ubicados en General Álava, serán los próximos en mudarse a San Prudencio, pero aún no existe una fecha concreta.

«Se supone que debemos pasar la jornada aquí desde el lunes, pero tampoco podemos volver a Diputación 13 porque las herramientas de trabajo ya no están allí», señalaron ayer a EL CORREO algunos trabajadores de Atención Social. Minutos después colgaban carteles en los que alertaban de que el edificio permanecerá «cerrado por traslado hasta nuevo aviso».

Conflicto laboral

El conflicto por las condiciones de su nuevo lugar de trabajo se ha sumado a las reclamaciones laborales del colectivo del IFBS. «Las peticiones de ayuda y los usuarios no han parado de crecer durante los últimos años y, sin embargo, la estructura del IFBS no se amplía y su bolsa de trabajo cada vez está más precarizada», explicó Montero rodeada de trabajadores del Instituto, en su mayoría mujeres.

La plantilla se mantiene intacta desde 2009, y parte de los empleados tiene contratos programa o reducciones de jornada. «La Diputación insiste en la necesidad de crear empleo de calidad, pero contribuye al empobrecimiento femenino con jornadas del 38% a turno partido», censuraron desde los sindicatos Comisiones Obreras, ELA, LAB, Satse, Esk y SAE, que consideran la OPE de 32 plazas «insuficiente y continuista».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos