Detienen a un joven acusado de propinar una brutal paliza a su madre en Vitoria

Manchas de sangre en el portal del piso en el que ocurrieron los hechos, en Paula Montal./Igor Aizpuru
Manchas de sangre en el portal del piso en el que ocurrieron los hechos, en Paula Montal. / Igor Aizpuru

La víctima, de 53 años, fue encontrada con la mandíbula y la nariz rotas e ingresó de urgencia con pronóstico grave en el hospital Santiago

DAVID GONZÁLEZ y IOSU CUETO

Un día después de la histórica movilización de 70.000 personas a favor de la igualdad de género y el respeto a los derechos de las mujeres, otra vecina de Vitoria sufría una escalofriante agresión, esta vez en el barrio de Sansomendi. Según ha podido saber EL CORREO, una mujer de 53 años fue ingresada durante la madrugada de ayer en Santiago con pronóstico «grave» tras recibir una brutal paliza. La víctima fue golpeada con tanta violencia que perdió varias piezas dentales y acabó con la mandíbula y la nariz fracturadas. La Ertzaintza detuvo poco después a su hijo, de 25 años, como presunto autor de los hechos. No obstante, el joven quedó libre con cargos en el mismo día.

Los hechos ocurrieron entre la noche del viernes y la madrugada de ayer en la calle Paula Montal de Sansomendi. Aunque al cierre de esta edición no estaba claro cuándo ni dónde comenzó exactamente la agresión, vecinos del barrio explicaron a este periódico que una mujer descubrió a la víctima en su portal, «desorientada y sangrando». Su estado era tal que «apenas podía emitir sonidos, estaba en shock».

De inmediato, el servicio 112 recibió una llamada de alerta en la que reclamaba una ambulancia para atender a la mujer. La Ertzaintza no dudó en personarse también en la zona para aclarar lo ocurrido.

Con «cajones»

Al llegar, los agentes hallaron a la mujer en su casa. La encontraron rodeada de un charco de sangre y con la cara amoratada. Allí mismo recibió los primeros auxilios. Presentaba fortísimos golpes en la cabeza, sobre todo en la mandíbula y en la nariz. Ya en el hospital, el diagnóstico se amplió al globo ocular izquierdo, que al parecer también estaba seriamente dañado. Su vida, eso sí, no llegó a correr peligro, según deslizaron fuentes sanitarias.

La agresión fue tan salvaje que, de hecho, no se descarta que el autor no sólo empleara sus puños para propinar los golpes, sino también objetos como «cajones» que habían sido extraídos y que podían haber sido utilizados como arma arrojadiza. «Había muchísima sangre», insistieron testigos presenciales.

La Policía autonómica determinó que el presunto autor del ataque podría haber sido el propio hijo de la víctima, que además se encontraba en la misma vivienda. Para aclarar lo sucedido, el joven fue trasladado a los calabozos de la comisaría de Portal de Foronda. No obstante, tras pasar a disposición del juzgado de guardia, que ayer era el de Instrucción Número 4, la jueza decidió dejarle en libertad con cargos.

Conmoción

El suceso conmocionó al barrio de Sansomendi, un distrito tranquilo en el que todo el mundo se conoce. El presidente de la asociación Kaleartean, Antonio Estébanez, no salía de su asombro mientras buscaba una explicación a lo ocurrido. «No sabemos exactamente qué ha pasado ni qué le tiene que pasar por la cabeza a alguien para hacer semejante barbaridad. Cuando se confirme quién ha sido, exigimos que lo pague muy caro para que esto no vuelva a repetirse. La violencia contra las mujeres, sea del tipo que sea, es una lacra social intolerable», apuntó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos