Un detenido en Álava en la desarticulación de una red internacional de tráfico de drogas

Los detenidos tienen un largo historial delictivo. / Guardia Civil

La operación de la Guardia Civil de Navarra, que perseguía la venta en Sanfermines, ha cerrado un acceso de heroína vía Barcelona y otro de cocaína por el aeropuerto de Madrid

ELCORREO

Le han llamado operación 'Perillán' y es una de las desarticulaciones de orgaizaciones dedicadas al tráfico de drogas más importantes realizadas por la Guardia Civil en los último meses. El institurio armado ha detenido a 17 personas en cinco provincias acusadas de introducir hachis, heroína y cocaína en España vía Barcelona y el aeropuerto de Madrid.

Entre las dos fases en las que se ha desarrollado la operación han sido detenidas 6 personas en Tarragona, 5 en Madrid, 2 en Guipúzcoa, 1 en Álava, 6 en Navarra. Cuatro en Pamplona, donde se inició la investigación y 2 más en las localidades de Torres de Elorz y Lecumberri.

La organización, con tres ramas, importaba a Pamplona hachís por coche desde Holanda; heroína en barco vía Barcelona desde Pakistán y cocaína desde América por el aeropuerto de Madrid

Se han practicado 3 registros domiciliarios en Tarragona, 4 en Madrid, 3 en Pamplona y uno en Guipúzcoa, con el resultado de la intervención de más de 56 kilos de speed, 300 gramos de heroína, 2 kilos de hachís, 65.000 euros en metálico, 6 vehículos de alta gama, así como 1 pistola marca Glock del calibre 9 mm, 1 pistola HK de 6,35 mm, un fusil de asalto, una escopeta de repetición junto con diversa munición y material para la producción corte y distribución de las sustancias aprehendidas.

Venta en San Fermín

Las investigaciones se iniciaron cuando agentes de la Guardia Civil de Navarra, dentro del plan establecido contra el tráfico y consumo de sustancias estupefacientes que se lleva a cabo en esa Comunidad Foral, tuvieron conocimiento de la existencia de una organización criminal, con conexiones nacionales e internacionales, dedicada a la distribución de sustancias estupefacientes en dicha provincia y, ante la cercanía de las Fiestas de San Fermín, procedieron a realizar la explotación de la primera fase de la operación.

Posteriormente y siguiendo con la investigación, se tuvo conocimiento de la existencia de una rama de la organización asentada en Madrid y con lazos con el cabecilla de la organización, cuya residencia tenía fijada en Pamplona.

Parte del alijo intervenido.
Parte del alijo intervenido. / Guardia Civil

Por tal motivo, se establecieron varios dispositivos de seguimiento y control sobre estas personas, dando como resultado la detención de los integrantes de la organización.

Cada una de las tres ramas de la organización estaba especializada en un tipo de sustancia

Una parte del grupo desarticulado estaba especializado en el tráfico de speed y hachís. Para ello adquirían importantes cantidades de sendas sustancias estupefacientes directamente a organizaciones asentadas en Holanda y Marruecos y, tras introducir la droga en España, la transportaban a la Comunidad Foral en vehículos equipados con dobles fondos.

La segunda rama de la organización, especializada en el tráfico de heroína, introducía la droga procedente de Pakistán vía Barcelona, bien a través del puerto o bien a través del aeropuerto, para posteriormente trasladarla hasta Tarragona donde la organización disponía de varios lugares para almacenarla y tratarla. Por último era transportada a Navarra.

La tercera rama de la organización, especializada en el tráfico de cocaína, disponía de un local comercial en el barrio madrileño de Vallecas, desde el que se distribuía la droga prácticamente las 24 horas del día. Esta rama adquiría la droga directamente en Perú o Ecuador introduciéndola en España vía Barajas.

Entregas semanales

El cabecilla de esta rama era el que supuestamente proveía de esta sustancia a su contacto en Pamplona, realizando para ello viajes semanales. Del mismo modo disponía de logística suficiente para la distribución de la droga en la capital navarra, por lo que dicho trayecto lo realizaba semanalmente tanto para el suministro como para el control de las personas que trabajaban para él.

Los cabecillas de cada una de las ramas eran los encargados de negociar directamente el precio de la droga así como la manera de introducirla en la Comunidad Foral, gracias a sus conexiones internacionales. Se tiene constancia que en alguna ocasión se intercambiaban entre las ramas la droga como método de pago a sus respectivos proveedores.

Amenazaban de muerte a sus deudores exhibiendo sus armas

Durante la investigación se tuvo conocimiento de que la organización no dudaba en exigir a sus clientes, bajo amenazas de muerte, el pago de las deudas contraídas empleando para ello la exhibición de las armas intervenidas. Varios de los detenidos poseen numerosos antecedentes policiales por diversos hechos.

Cabe resaltar que empleaban múltiples medidas de seguridad, entre las que se pueden destacar el empleo de vehículos lanzadera para las entregas de mayor relevancia y vehículos con dobles fondos.

Uno de los registros realizados en Navarra.
Uno de los registros realizados en Navarra. / Guardia Civil

Además utilizaban vehículos a nombre de terceras personas, los cuales dejaban estacionados en la vía pública con la droga cargada varios días. Una vez que se aseguraban de que el vehículo no estaba marcado por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, lo recogían con una llave que previamente se le había hecho llegar al encargado del transporte.

La operación ha sido llevada a cabo por agentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Navarra.

Los detenidos, una vez instruidas las diligencias policiales correspondientes, han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción nº4 de los de Pamplona, que ha decretado el ingreso en prisión y sin fianza de 7 de ellos.

Fotos

Vídeos