Las desavenencias en Vitoria con FCC no frenan un acuerdo de 200 millones en Bilbao

Ander Carazo
ANDER CARAZO

Mientras en Vitoria continúan las desavenencias entre el Gabinete de Gorka Urtaran y la empresa encargada de la limpieza, FCC, el alcalde bilbaíno, el también peneuvista Juan María Aburto, se dispone a firmar un contrato de 200 millones de euros con la misma multinacional. El acuerdo -que entrará en vigor en otoño- supondrá que la compañía dirigida por Carlos Slim gestione el barrido de las calles y la recogida de residuos urbanos de la villa vizcaína hasta 2021, pese a que las referencias que puede recibir de la capital alavesa no son muy halagüeñas porque la contrata ha puesto contra las cuerdas a su plantilla y, consecuentemente, al Ayuntamiento, tras el despido de cinco trabajadores.

En Bilbao se habían presentado otras dos aspirantes, que lanzaron una oferta casi calcada a la de Fomento de Construcciones y Contratas en el apartado económico. Estas, finalmente, han resultado perjudicadas en lo que corresponde al proyecto técnico, algo que también es lógico porque la multinacional lleva más de tres décadas gestionando este oneroso contrato. Por eso, ha encontrado la fórmula para aumentar un 15% la flota de camiones y barredoras, y para que el 25% sean híbridos o eléctricos.

A la espera de la firma

No han tenido ningún efecto los problemas que, 60 kilómetros hacia el Sur, sufre Vitoria donde las autoridades siguen esperando a que FCC suscriba un acuerdo para dejar en manos de un tercero, la Comisión Jurídica Asesora de Euskadi, una de las decisiones más espinosas de su relación contractual. Este órgano dirigido por el viceconsejero Sabino Torre determinará si le compete a la Administración municipal o a la empresa pagar la factura que suponen las bajas. Un dictamen que podría desencadenar la ruptura entre la capital alavesa y FCC si una de las dos partes se siente damnificada.

Fotos

Vídeos