Desarticulada parte de una banda a la atribuyen 30 robos en zonas de la AP-1

Un área de descanso de la AP1, cerca de Miranda. /
Un área de descanso de la AP1, cerca de Miranda.

Operaba en áreas de descanso de Miranda de Ebro, Pancorbo o Briviesca y la Guardia Civil sospecha que también ha actuado en las provincias de Álava y La Rioja

ELCORREO.COM

Una banda a la que la Guardia Civil le atribuye una treintena de robos en áreas de servicio y descanso de la AP-1 a su paso por Burgos, y que se sospecha que también pueda actuar en Álava, ha sido «parcialmente desarticulada», según ha informado este miércoles la Subdelegación del Gobierno en Burgos.

En la operación "Aliyugo 2", la Guardia Civil ha detenido a un hombre de 37 años y otro de 46 como presuntos autores de 29 delitos de hurto y de uno de robo con fuerza, todos cometidos en el interior de vehículos estacionados en áreas de servicio y descanso de la AP-1. Además, se les imputa un delito de pertenencia a grupo criminal y se ha esclarecido un delito de denuncia falsa.

La Guardia Civil investiga desde diciembre a un grupo que operaba en áreas de descanso y estaciones de servicio anexas a la AP-1. Fruto de esa investigación, los agentes detectaron un incremento de los robos y hurtos en el interior de vehículos cuando los ocupantes paraban para descansar o comer durante el viaje.

Los presuntos ladrones aprovechaban la distracción o el descuido de sus víctimas para sustraer objetos de valor, bolsos y maletas.

Para materializar los robos se desplazaban en varios turismos ligeros que pasaban desapercibidos, lo que les permitía maniobrar con soltura y huir del lugar.

Destacan especialmente las denuncias de turistas extranjeros en tránsito por áreas de Miranda de Ebro, Pancorbo, Ameyugo, Briviesca y Quintanapalla, aunque se sospecha de la presencia de la misma banda en las provincias de Álava y La Rioja.

Los presuntos autores de los robos fueron sorprendidos y detenidos en una estación de servicio y se comprobó que ya se les había vinculado anteriormente con delitos de este tipo.

Tras las dos detenciones y el ingreso en prisión de uno de ellos, la Guardia Civil ha constatado que las denuncias por este tipo de hechos han bajado, hasta casi desaparecer, por lo que se considera parcialmente desarticulado el núcleo de la banda, si bien la operación no está cerrada por lo que no se descartan nuevas detenciones. De hecho, se sospecha que podía ayudarles una tercer persona que les ayudaba en sus huidas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos