Deja en Vitoria el coche en doble fila para comprar tabaco y se lo roban

El ladrón, arrestado por la Policía Local, estampó el vehículo en la calle Labastida, a un kilómetro del lugar de los hechos

David González
DAVID GONZÁLEZ

Una acción tan cotidiana como parar en doble fila para bajar a comprar algo, en este caso tabaco, acabó en susto mayúsculo para un conductor vitoriano. A primera hora de la mañana de ayer, este hombre abandonó su turismo en una arteria de Zabalgana. Al parecer entró en un local con la intención de agenciarse una cajetilla. Al salir descubrió que su vehículo había volado.

Según ha sabido este periódico de fuentes policiales, supuestamente se lo birló un cliente del bar al que accedió. Este sujeto se percató de su acción, así que salió a la calle mientras su víctima metía dinero en la máquina expendedora. El supuesto ladrón se encontró con todas las facilidades del mundo. Las llaves estaban puestas. No tuvo más que arrancar.

La escapada le duró bien poco. Estampó el vehículo en la calle Labastida, a un kilómetro largo del lugar de los hechos. Para entonces, el 092 de la Policía Local ya había recibido una llamada ciudadana alertando del robo.

Varias patrullas peinaron el barrio en busca del vehículo y del ladrón, del que contaban con una cumplida descripción aportada por varios testigos. Los uniformados hallaron primero el coche, con graves daños en la carrocería a causa del impacto. En el accidente también resultaron afectados otros vehículos y mobiliario urbano.

Poco después, el supuesto caco fue localizado y detenido cuando caminaba cerca de la factoría de Mercedes-Benz. Se da la circunstancia, remarcan desde la comisaría de Aguirrelanda, que «es la misma persona que hace unos años robó un coche patrulla» de este cuerpo por idéntico método.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos