Coronación, el barrio que reclama un rescate

Una mujer observa el barrio desde su ventana.
Una mujer observa el barrio desde su ventana. / Rafa Gutiérrez

Un estudio desevela los puntos débiles del distrito, paso previo y necesario para que los vecinos consigan más ayudas públicas

IOSU CUETO

Coronación merece recobrar su esplendor para dejar atrás su «decadencia» con ayudas públicas. Los vecinos agitan la bandera blanca con esta reclamación desde hace años y ahora un estudio les ha dado la razón. Porque sus calles y población envejecen, porque hay demasiadas persianas cerradas con carteles de ‘se vende’ y ‘se alquila’ y porque faltan espacios públicos atractivos para el peatón. Por todo ello, el 20% de la población «no se encuentra a gusto y querría trasladarse a otra zona de la ciudad», revela el trabajo. Son algunas de las conclusiones del informe sociourbanístico encargado por el Ayuntamiento, el primero de este tipo sobre uno de los ‘barrios de oro’, con el fin de declarar la zona como ‘área degradada’ y conseguir que sus vecinos tengan acceso a ayudas a la rehabilitación del Gobierno vasco diseñadas para estos casos, que además se complementarían con las que aprueba cada año el propio Consistorio.

EL CORREO desvela hoy la radiografía encargada por la sociedad Ensanche 21 para saber si Coronación puede, con datos objetivos en la mano, aspirar a unas ayudas específicas. Y de entrada, la declaración parece factible en base al exhaustivo análisis, edificio por edificio y con encuestas incluidas, realizado en los últimos meses por la unión temporal de empresas (UTE) formada por Murua, Silgo, Quor y Lasuma. «Está claro que la configuración del barrio actualmente está en una fase totalmente decadente», citan los técnicos. Y añaden que «si no se actúa en consecuencia el barrio acabará degenerándose totalmente».

Según este trabajo, el distrito delimitado por las calles Beato Tomás de Zumárraga, la Avenida, Basoa y Siervas de Jesús ha perdido un 20% de población en los últimos 15 años. Este descenso se ha ralentizado en los últimos ejercicios por el freno de la marcha de población extranjera, que representa el 19%, una de las tasas más altas de la ciudad.

Edificios

El estudio demográfico se completa con varias claves relacionadas con la edad. Coronación es el quinto barrio más envejecido, por detrás de Gazalbide, Txagorritxu, Zaramaga y San Cristóbal. La tasa de mayores de 65 años duplica la de población con 15 o menos años dentro del mismo distrito, y el 31 % de los vecinos tiene 65 o más años -superior a la media en Vitoria, que es del 20%-. También destaca la «muy alta tasa de dependencia» de estas personas, que llega a 0,76 y en algunas secciones supera el 1. Hay que tener en cuenta que la media de toda la ciudad es del 0,49.

¿Dónde y cómo viven estos vecinos? Según la radiografía del barrio, el parque de edificios es «bastante antiguo», ya que se construyeron en las décadas de los sesenta y setenta, de modo que el 94% tiene entre 50 y 100 años. El 7% de los inmuebles precisa de «reformas importantes» en las fachadas, tejados, cubiertas, o trabajos de aislamiento para eliminar humedades. En cuanto a las viviendas vacías, suponen «cerca del 11%» de las 6.138 viviendas censadas.

El 25% de la población vive de alquiler. Esta es «la forma tendencial de acceso a la vivienda, especialmente entre la población joven y la extranjera, lo que lleva a pronosticar un crecimiento del mismo», indican los técnicos.

En el apartado económico destacan varias conclusiones. La primera, que la renta media total familiar asciende a 31.374 euros, casi un 20% inferior a la de Álava y Vitoria. Además, alrededor del 19% de la población activa del barrio estaba en paro en 2016, una tasa que es un 21% superior a la alavesa y un 34% a la vitoriana. En cuanto a los propietarios de negocios, el 49% cree que la actividad económica «empeora».

Limpieza y zonas verdes

Por todo ello, los vecinos realizan numerosas peticiones, entre las que destacan más limpieza, nuevas zonas verdes y el incremento de la seguridad. «Han sido muchos años de abandono por parte del Ayuntamiento. Por ejemplo, el único solar que teníamos libre en Simón de Anda lo utilizaron para construir la planta de recogida neumática, lo que llamamos ‘el basurero’. Pero ahora con el plan de rehabilitación ha llegado nuestra gran oportunidad. Hay que aprovecharla», dice César Caño, el histórico líder vecinal de la asociación Errota Zaharra.

Caño se refiere al proyecto de rehabilitación que el Gobierno vasco lidera para convertir a Coronación en un ‘ecobarrio’ con ayudas europeas, aunque en realidad este plan es paralelo a la posible declaración de ‘área degradada’, que Vitoria también quiere pedir para Ariznabarra, Zaramaga, Adurza y Aretxabaleta.

Fotos

Vídeos