Un constructor afiliado al PNV aspira a disputar a Rojo la presidencia de la Cámara de Álava

Aguirre es propietario de cuatro empresas en Álava. /I. Aizpuru
Aguirre es propietario de cuatro empresas en Álava. / I. Aizpuru

José Miguel Aguirre, que fue alto cargo con el lehendakari Ardanza, lidera el sector que aspira a renovar la institución, «hacerla más plural y abrirla a las empresas»

JUAN CARLOS BERDONCES

El constructor y promotor inmobiliario José Miguel Aguirre es la persona que lidera a un grupo de empresarios que aspira a asumir el control de la Cámara de Comercio a partir de las elecciones que han de celebrarse el próximo 6 de junio. «Hace unas semanas, diferentes profesionales me plantearon esta posibilidad y nos hemos puesto a trabajar», reconocía ayer a EL CORREO este empresario de 62 años, nacido en Arrigorriaga (Bizkaia) pero que lleva cuatro décadas de trayectoria en Álava. Actualmente es propietario de la constructora Gestión Urbanística Álava 2000 -con ella ha presentado candidatura para ser vocal en el nuevo pleno de la Cámara-, la promotora Berrikano, la financiera Apodaka, y también es socio al 50% de Residencia Abetxuko.

Afiliado al PNV, Aguirre formó parte del Gobierno del lehendakari José Antonio Ardanza y durante seis años, entre 1992 y 1998, fue alto cargo del departamento de Industria con los consejeros Jon Azua y Javier Retegi. Después de esa etapa institucional, volvió a la empresa privada y estuvo al frente de la patronal guipuzcoana de la construcción.

«Tengo experiencia en el tejido asociativo vinculado a las empresas», reconoce, y por este motivo también ha decidido «dar el salto y buscar alternativas en la Cámara de Comercio de Álava con el propósito de hacerla más plural y abrirla a las empresas». A su juicio, tras ocho años en la presidencia del socialista Gregorio Rojo «hace falta una renovación, así nos lo plantean diferentes empresarios».

Rivales para ser vocal

Aguirre espera hacerse con una de las dos vocalías en la categoría de construcción y así acceder al pleno, condición obligatoria para aspirar a dirigir la institución. En esa pugna rivalizará con Roberto Larrañaga, de la empresa Zikotz, y Josu Sánchez, de Lagunketa, dos compañías que ya forman parte del pleno, y con Itola, empresa que «está en nuestro sector renovador», dice, como otras como Carpintería Llodiana, Autobuses Cuadra, Bodegas Ostatu o Universal Araba, vinculada al empresario Jesús Echave.

José Miguel Aguirre confía en lograr ese puesto de vocal y a partir de ahí sumar los votos necesarios «porque hay empresas que desean un cambio y que no quieren que en la Cámara y en SEA estén las mismas personas». En su caso, cuenta con apoyos en el tejido del Valle de Ayala porque en su época en el Gobierno vasco lideró la reestructuración industrial de la comarca.

Si finalmente no logra esa renovación o si ni siquiera consigue la vocalía «habrá merecido la pena a pesar de todo, por haber buscado alternativas para las empresas alavesas», dice.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos