El conductor que hizo 30 kilómetros en dirección contraria por la AP-68 se expone a 5 años de prisión y 11 años sin carné

Los agentes lograron interceptar el vehículo cerca de Armiñón. / Ertzaintza

Ertzainas, con las armas desenfundadas, le interceptaron en Armiñón, donde dio positivo por drogas y se descubrió que llevaba retenida a su expareja

David González
DAVID GONZÁLEZ

Cinco años y dos meses de prisión, otros once vetado para conducir cualquier vehículo, 4.800 euros de multa y una orden de alejamiento sobre su antigua pareja sentimental por espacio de tres años. La lista de peticiones fiscales contra el conductor que recorrió 30 kilómetros en dirección contraria por la AP-68 parece interminable. Y es que este hombre, de 50 años, a punto estuvo de causar una desgracia el 28 de octubre de 2016. Circuló a gran velocidad por los carriles equivocados, haciendo caso omiso de las indicaciones de los coches patrulla que le perseguían. Finalmente, ertzainas, con las armas desenfundadas, lograron pararle en el peaje de Arminón, cuando se disponía a abandonar el País Vasco.

Hace año y medio de aquel incidente y la próxima semana, según ha sabido este periódico, el conductor deberá responder ante la Justicia. La Fiscalía alavesa le acusa de un delito de conducción con manifiesto desprecio por la vida de los demás, de otro de conducción bajo la influencia de drogas y un tercero, de coacciones. De ahí la magnitud de las peticiones solicitadas.

Pocos casos ha habido como éste en Álava. Sobre la una menos veinte de la madrugada de aquel 28 de octubre, desde la sala de control de cámaras de la autopista alertaron a la Policía autonómica de que un vehículo, un Volkswagen Golf, se había marchado sin pagar en el peaje de Altube y que circulaba hacia Zaragoza por la vía del sentido hacia Bilbao.

Poco después, varios conductores informaron al teléfono de emergencias de que se habían cruzado con un vehículo que iba «a gran velocidad» en sentido contrario por la citada autopista. La Ertzaintza movilizó varias patrullas, como el hombre no depuso su actitud, se cortó la autopista a la altura del punto kilométrico 71, en la localidad de Armiñón.

Los ertzainas, provistos de señalización luminosa y sonora para detener el vehículo y evitar colisiones contra otros, observaron cómo el coche que querían interceptar se acercaba a elevada velocidad por la mitad de la vía. A escasos metros del vehículo policial, cruzado en la calzada, realizó una maniobra repentina de frenado e inició la fuga marcha atrás. Los ertzainas persiguieron al vehículo, cuyo conductor hizo caso omiso en todo momento a las indicaciones de parada. Lograron interceptarlo aproximadamente un kilómetro después.

Ya controlado, dio positivo en el prueba de detección de drogas. En el interior del coche, se localizó una funda de gafas que contenía varios cogollos de una sustancia, presumiblemente marihuana.

«Un porro de marihuana y dos rayas de coca»

La mujer les relató que habían quedado en Sansomendi a fin de que el ya detenido la acercara a Nanclares de la Oca. Cuando se subió al turismo, el hombre presuntamente «se fumó un porro de marihuana y esnifó dos rayas de cocaína», según el escrito del Ministerio Público. Ahí cambió de actitud, se adentró en el AP-68 y la impidió salir hasta la intervención de los uniformados.

La Fiscalía sopesó imputarle por un exceso de velocidad, sin embargo ha archivado este cargo porque sólo contaba con el testimonio de la acompañante. Según sus conclusiones provisionales, «el único indicio es su declaración, es manifiestamente insuficiente toda vez que no puede determinarse con cierta exactitud la velocidad a la que el acusado condujo. Por un lado, porque el cuentakilómetros no siempre es exacto y, por otro, porque el margen es mínimo y las condiciones de angustia y miedo en la testigo pudieron mermar sus facultades de percepción».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos