Comienzan los desalojos en la calle Santo Domingo

Los vecinos sacan sus pertenencias ante la orden de desalojo del Ayuntamiento. /Iosu Onandia
Los vecinos sacan sus pertenencias ante la orden de desalojo del Ayuntamiento. / Iosu Onandia

Las familias residentes en dos portales del Casco Viejo vacían sus casas por el riesgo de derrumbe a la espera de conocer dónde les reubicará el Ayuntamiento de Vitoria

Judith Romero
JUDITH ROMERO

Les quedaban 24 horas para recoger todas sus cosas y ni siquiera sabían a dónde llevarlas. «Estamos dejando los cubiertos en la casa de unos amigos, los muebles en otras...», enumeraba ayer Kau, miembro de una de las cerca de doce familias residentes en los números 40 y 42 de la calle Santo Domingo, los dos edificios del Casco Viejo que el Ayuntamiento de Vitoria ha ordenado desalojar de urgencia por «riesgo inminente de derrumbe». El trajín de coches y furgonetas era constante en el tramo comprendido entre el Cantón de Santa María y Portal de Arriaga. Los hijos, amigos y conocidos de los afectados se pusieron manos a la obra para rescatar las pertenencias de estos vecinos de Vitoria antes de que finalice el plazo de 72 horas -antes de mañana lunes- establecido por el área de Urbanismo para desalojar los inmuebles.

«Harán falta entre 90.000 y 120.000 euros para reparar el daño que la fuga de agua ha provocado en las vigas, pero ese es un dinero que los vecinos no tenemos», explicaba Najeem. Su familia fue una de las que ayer se reunió con técnicos del departamento municipal de Políticas Sociales con el fin de encontrar una fórmula para su realojo. «Está por ver qué nos dicen a nosotros, pero no pienso llevar a mi madre a un albergue tal y como nos sugirieron el otro día. Nunca hemos dejado de pagar, nos echan por la morosidad de otros vecinos», protestaba Kau, del primer piso del número 42 de la calle Santo Domingo.

Más información

Fuentes del Gabinete Urtaran señalaron ayer a EL CORREO que «nadie se quedará en la calle» y están estudiando las necesidades de los inquilinos para encontrar alojamientos que se ajusten a ellos. Se espera que los propietarios conozcan sus hogares provisionales entre hoy y mañana, pero los niños que ayer asistían a la repentina mudanza desde sus balcones son la mayor preocupación de esta comunidad. La mayoría estudia en colegios próximos a su domicilio, por lo que un posible realojo en barrios como Zabalgana les supondría hacer frente a grandes desplazamientos durante meses.

«Esto es inhumano, no es justo que quienes hemos pagado religiosamente tengamos que volver a pagar porque dos vecinos hayan reventado las tuberías», valoraba Kau mientras sus hermanas Meriem y Hannan le ayudaban a cargar el coche. Su portal y su fachada se renovaron hace apenas cinco años gracias a una derrama. «Tuvimos que arreglarlo todo por ser parte del casco histórico, pero las grietas que han aparecido últimamente nos dan auténtico miedo», lamentan estas hermanas, que comparten su domicilio con niños y un bebé.

Los residentes vivieron ayer una jornada frenética.
Los residentes vivieron ayer una jornada frenética. / Iosu Onandia

Miedo a los 'okupas'

Mohammed Boudira se resistía a abandonar el que ha sido su hogar durante las últimas décadas. «Mis hijos se han criado y nacido aquí, pero nada nos garantiza que no ocupen nuestros pisos mientras estemos fuera», expresaba con preocupación. Hace un par de días alguien forzó la puerta de un pequeño cuarto ubicado en su portal, y los vecinos dudan que sus pisos se precinten tal y como es debido.

El antiguo local 'Kharma', ubicado en el bajo del edificio, es un foco de suciedad y humedad que continúa siendo accesible tras la prohibición del uso de la planta baja el pasado mes de abril. «Sus propietarios hacían ruido a altas horas de la madrugada, deben muchísimo dinero y ahora nos exigen pagar e irnos por las reparaciones a las que no han hecho frente», recordaban los residentes. «Esta calle de la ladera Este se ha quedado al margen de los planes urbanísticos y sociales de Vitoria, se ha convertido en un gueto», denunció ayer el grupo municipal de Podemos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos