Un colectivo alerta del «‘bullying’ social» a los ‘pichis’ en Vitoria

Parte de los firmantes, durante la lectura del manifiesto./Igor Aizpuru
Parte de los firmantes, durante la lectura del manifiesto. / Igor Aizpuru

Medio centenar de personas firma un manifiesto para que se garantice al polémico clan el desarrollo de «una vida digna» en la capital alavesa

Laura Alzola
LAURA ALZOLA

«No pretendemos erigirnos como portadores de la verdad única, pero sí exigimos que la situación de la familia Manzanares Cortés se reconduzca a unos parámetros de normalidad social, donde el derecho que tenemos todas las personas a desarrollar una vida digna les sea también aplicado a ellos». Con estas palabras introducía este viernes el sindicalista Ignacio Funes el manifiesto avalado a título personal por medio centenar de personalidades de la cultura, la educación, el sindicalismo o la política alavesa. Bajo el título Ante el ‘bullying’ social a la familia Manzanares Cortés, las personas firmantes se mostraron «extremadamente preocupadas» por la situación creada tras la concesión de una vivienda en Asteguieta a esta familia, más conocida como los ‘pichis’, a través de la sociedad pública, Alokabide.

El texto leído denuncia «el salto cualitativo inaceptable» que han supuesto «los destrozos en la vivienda» llevados a cabo por personas anónimas que asaltaron el piso para, en teoría, evitar la llegada del polémico clan. El manifiesto califica como «especialmente preocupante» la formación de «un grupo de personas que instrumentaliza a vecinos y vecinas de los barrios, con la excusa de la lucha contra la delincuencia». Los responsables del escrito instaron a las instituciones públicas y a la sociedad civil de Vitoria a «posicionarse frente a este desafío inaceptable de la convivencia».

Este es el segundo manifiesto relacionado con los ‘pichis’ en este año. El anterior se publicó el pasado 11 de febrero, aquella vez, «en defensa de la convivencia en Abetxuko», donde residía la familia, ocupando una casa del barrio, cuya asociación de vecinos exigió su expulsión. El escrito de entonces fue respaldado por 26 firmantes, una cifra que ayer se duplicaba, hasta 52.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos