Un ciudadano acude al Juzgado de Guardia de Vitoria para denunciar a un agente de la Policía Local que le multó

El coche de la Policía Local de Vitoria, detenido en doble fila./
El coche de la Policía Local de Vitoria, detenido en doble fila.

El conductor ha denunciado al policía por su «actitud provocativa, maleducada, prepotente y amenazante»

A. C.

No sólo la Policía Local ha estrechado la vigilancia sobre los peatones, ciclistas y automovilistas de Vitoria. Muchos ciudadanos -quizá como respuesta- han inundado las redes sociales, los servicios de mensajería instantánea y la centralita de la comisaría de Aguirrelanda con avisos de diversas vulneraciones. Pero otros, sin embargo, han decidido poner la lupa sobre la actitud de la Guardia urbana y la ‘huelga de celo’ que desarrollan en las últimas semanas. Uno de ellos tramitó ayer en el Juzgado de Guardia una denuncia contra un agente que le multó. Es la primera que puede terminar en los tribunales.

Este hombre -que responde a las siglas de I. B.- circulaba con su moto por la calle Adriano VI cuando se encontró con un vehículo de la Policía detenido en doble fila sin que, como se lee en el escrito presentado en el Palacio de Justicia, existiese «una situación de emergencia». En vez de continuar su marcha adelantando al coche patrulla y -pisando la línea continua, como sí hicieron varios coches-, este vitoriano prefirió reprocharles la situación de inseguridad que estaban provocando en esta céntrica vía. Entonces, uno de los agentes le impuso una multa por ‘detener la marcha del vehículo generando riesgo al resto de usuarios’ y apearse de la moto invadiendo la calzada. Una ‘receta’ que, si nadie logra remediarlo, le supondrá pagar 200 euros a la Administración municipal.

Más información

El Juzgado de Guardia tendrá que analizar la denuncia de I. B. por la «actitud provocativa, maleducada, prepotente y amenazante» del policía cuando les indicó cómo a escasos metros -se lee en el escrito al que ha tenido acceso este periódico- «tiene sitio para aparcar más arrimado a la zona de bicicletas o incluso junto al contenedor, siendo su respuesta que él aparca donde le da la gana que para eso él es el policía».

«Todos debemos cumplir»

Por esta situación, el ciudadano -que tuvo tiempo suficiente para documentar de manera fotográfica esta situación- reclama a la Justicia que se le retire la denuncia y «se abra un expediente administrativo contra el policía local en caso de que así se considere la autoridad judicial».

I. B. afirma que su reacción está relacionada de manera directa con la tensión y el hartazgo que ha generado la ‘huelga de celo’ en la sociedad. «Aquí todos tendríamos que cumplir con las normas de seguridad», reclama.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos