El PP censura la intención de fijar un sueldo de 50.000 euros al presidente de la Vital

Iñaki Oyarzábal afirma que «es inaceptable» que se engorde la estructura de la entidad porque «va en detrimento de la actividad de la Fundación»

Ander Carazo
ANDER CARAZO

El patronato de la Fundación Vital votará este jueves fijar un sueldo de 50.000 euros anuales a su presidente, Jon Urresti. La noticia -publicada en exclusiva por EL CORREO- ha sorprendido a los miembros del patronato, ya que contrasta con la intención declarada por el entorno de este sociólogo alavés afiliado del PNV antes de su nombramiento. Entonces, se hizo especial hincapié en que Urresti dejaría de percibir cualquier tipo de remuneración por parte de la entidad una vez se contratase un director general ejecutivo. La elección de Xabier Malax-Etxebarria se produjo a finales de marzo y ahora se vota la posibilidad de fijarle un salario al presidente.

Un asunto que no cuenta con el apoyo de los representantes del PP, que forman parte del patronato junto a personas propuestas por el PNV y el PSE, además de otras organizaciones sociales. El patronato está compuesto por quince personas y la mayoría tendrá que dar el visto bueno al salario del máximo dirigente de la Vital para que salga adelante.

Contradice el compromiso adquirido

El presidente de los populares de Álava, Iñaki Oyarzábal, ha criticado de forma severa esta decisión que «va en detrimento de la actividad de la Fundación y contradice el compromiso adquirido por Urresti cuando accedió al cargo». « Ya hace tiempo que se abrió una etapa distinta en las formas y maneras de funcionar de las entidades bancarias, que no se corresponden con la multiplicación de sueldos en la estructura directiva», ha afirmado el también senador, quien subraya que «es inaceptable» que se engorde «la estructura de entidad que tiene que dedicar sus esfuerzos y recursos en el apoyo del tejido social alavés». Oyarzábal afirma que Jon Urresti intenta fijarse «de manera prácticamente unilateral un sueldo que sumado al del director general ejecutivo estaría duplicando la cifra que cobraba el anterior presidente (Fernando Aránguiz)».

«Se tenían que adecuar cuáles son las tareas y las funciones concretas del presidente una vez que hay un director general que hasta ahora no existía», apuntan portavoces de Urresti antes de explicar que la Vital es la única de las catorce fundaciones bancarias de España que carece de esta figura dentro de su organigrama. Urresti sigue manteniendo el poder ejecutivo, pero sobre los hombros de Malax-Etxebarria recaen las tareas financieras de orden interno y, por esa razón, tiene un sueldo de 80.000 euros por ejercicio y otros 10.000 más según objetivos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos