Cazado a 120 kilómetros por hora en un tramo limitado a 50 en Portal de Bergara

El vehículo de alta gama pillado por el radar de la Guardia urbana./Policía Local
El vehículo de alta gama pillado por el radar de la Guardia urbana. / Policía Local

El conductor de un potente Mercedes se expone a perder el carné un mínimo de ocho meses y a abonar una fuerte sanción económica

David González
DAVID GONZÁLEZ

Pisar a fondo el pedal del acelerador le saldrá muy caro al conductor cazado por el radar móvil de la Policía Local. El flash saltó este fin de semana en la calle Portal de Bergara. Según medios judiciales, de confirmarse que iba al volante, el titular del vehículo se expone a quedarse sin el carné de conducir un mínimo de ocho meses y un máximo de cuatro años. A esto habría que añadirle el desembolso de una cuantiosa multa económica.

La tarde del sábado, su coche -un turismo de alta gama- circulaba «a 120 kilómetros por hora» en una recta donde el límite, como en todo el término municipal, se acotaba a menos de la mitad, a 50. La infracción, informó el departamento de Seguridad Ciudadana, se produjo hacia las 17.40 horas en esta arteria del polígono industrial de Gamarra.

Ahora, el titular del coche se expone a ser declarado culpable de un delito contra la seguridad vial. La legislación vigente marca para estos casos una horquilla de uno a cuatro años de retirada del carné de conducir. Si hubiera acuerdo en el juicio rápido, la sanción podría reducirse hasta los ocho meses. Asimismo, la normativa propone otra sanción complementaria. Ésta oscilaría entre una pena de cárcel de tres a seis meses -que no entrañaría el ingreso salvo que el imputado contara con antecedentes penales computables-, una severa multa económica o una condena de trabajos en favor de la comunidad.

Pelea en Coronación

Efectivos de la Ertzaintza, por otra parte, detuvieron en Vitoria a un joven de 20 años acusado de «golpear y causar lesiones» a otro hombre en el interior de un local hostelero de la calle Coronación. Según explicó el departamento de Seguridad, una patrulla fue alertada de una pelea en este establecimiento durante la mañana del domingo.

Al llegar al bar, conocido en el barrio por el carácter problemático de algunos de sus clientes, los uniformados localizaron en el exterior a un individuo «con una lesión sangrante en la cabeza y diversas contusiones en la cara». Lo primero que hicieron fue solicitar por emisora interna una ambulancia para asistir al herido.

Y al entrar al establecimiento, los agentes identificaron y detuvieron al presunto agresor. Se le acusa de un delito de lesiones. Al introducir su filiación, el sistema interno de la Policía autonómica alertó de que tenía pendiente una orden emitida por un Juzgado vitoriano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos