Los carteristas se dan un festín en el Casco Viejo de Vitoria, con más de cien denuncias

Los carteristas aprovechan las aglomeraciones.
Los carteristas aprovechan las aglomeraciones. / Kristian Ezcurra

«Preocupación» en la Policía Local y en la Ertzaintza ante la oleada de hurtos de móviles, carteras y bolsos

DAVID GONZÁLEZ

«Están siendo unas fiestas con muchísimo meneo. Algunos se están dando un auténtico festín», cuentan policías consultados por EL CORREO sobre la ola de denuncias por hurtos de teléfonos móviles, carteras y bolsos. Ayer ya se había superado el centenar sólo con los celulares entre las comisarías de la Ertzaintza, en Portal de Foronda, y de la Policía Local, en Aguirrelanda.

Fuentes de la Guardia urbana reconocieron a este periódico su «preocupación» ante el aumento de esta delincuencia, que no suele ser agresiva «salvo casos muy concretos».

El ladrón aprovecha un descuido de la víctima para birlarle el móvil sin que se entere. Un pequeño empujón o pegarse en una zona con mucha aglomeración de personas suelen ser lo habitual. De manera casi inmediata, se lo pasan a algún cómplice para salir indemne en caso de ser pillado. Ha jugado en su favor que los primeros días de La Blanca’17 han caído en fin de semana. «Hoy -por ayer- ha bajado mucho la asistencia, sobre todo por las noches, cuando más suelen actuar estos ladrones», confirman medios policiales.

Más agentes

No obstante, tal es la magnitud de denuncias que desde la Policía Local se ha reforzado la presencia de agentes, tanto de paisano como uniformados, en las zonas más calientes. «Ver a las patrullas siempre tiene un efecto persuasivo y los efectivos de incógnito son los que pueden pillar ‘in fraganti’ a estos cacos». Por ejemplo, el fin de semana, la Ertzaintza cazó en el Casco Viejo a una ciudadana rumana con varios móviles en su poder. Fue identificada y los objetos recuperados. Otro sujeto acabó en prisión este fin de semana por un robo con fuerza.

La zona de influencia de estos ladrones, coinciden fuentes de ambos cuerpos policiales, se localiza en la ‘almendra medieval’. En especial, «en las calles Zapatería, Cuchillería, Pintorería y Mateo Moraza». Dicho de otro modo, los puntos con mayor aglomeración de establecimientos hosteleros y de gente. Ante esta oleada, los agentes sondeados recomiendan llevar «las pertenencias en los bolsillos delanteros y el bolso delante y bien cerrado».

Fotos

Vídeos