Las caras de la diversidad lucen en Ataria

Luis Pancorbo muestra una máscara indígena./Blanca Castillo
Luis Pancorbo muestra una máscara indígena. / Blanca Castillo

El periodista Luis Pancorbo muestra en Vitoria 'Senderos del Mundo'; una exposición de 180 piezas con historia

Sara López de Pariza
SARA LÓPEZ DE PARIZA

Es necesario volver la vista muchos años atrás para descubrir el origen de la pasión por los viajes de Luis Pancorbo (Burgos, 1946). Cuando era sólo un niño sus abuelos maternos adquirieron una casa en la calle José Lejarreta y fue en el pequeño jardín adosado a la vivienda donde comenzó a fraguarse un espíritu de explorador que a día de hoy mantiene intacto. Periodista profesional especializado en Antropología, ha viajado durante cuatro décadas por todos los rincones del planeta y miles de españoles han podido seguir sus aventuras a través del espacio de reportajes 'Otros Pueblos' de TVE.

Hasta el 4 de marzo, una exposición muestra en el centro de interpretación de los Humedales de Salburua, Ataria, cerca de 180 objetos y una veintena de fotografías de esos viajes. 'Senderos del mundo' tiene un carácter itinerante y, tras pasar por Vitoria, recalará en otros puntos de la geografía vasca como Busturia o Irún gracias a la colaboración del Gobierno Vasco y su red de Ekoetxeas.

Plumas, huesos, máscaras, cortezas, pieles, piedras… el visitante podrá integrarse gracias a ellos en los «mal llamados pueblos primitivos» y descubrir el carácter inagotable de la imaginación humana a la hora de servirse de la naturaleza de un modo respetuoso. A través de esta exposición –sólo una pequeña parte de su colección personal–, Luis Pancorbo invita a «seguir algunos de los muchos senderos del mundo que llevan a la naturaleza, y de ahí a la gente». «La diversidad cultural ha sido siempre mi caballo de batalla y es en lo que creo. Detesto la homogeneización que lleva a la idea del pensamiento único y a cosas peores», apunta el autor.

La exposición

Lugar y fecha.
Hasta el 4 de marzo en Ataria.
Objetos.
180 piezas y 20 fotografías de todos los rincones del planeta; desde máscaras a talismanes o varas de mando.

La primera parte está dedicada al dinero y al poder y en ella se pueden observar bastones de mando de madera y plata originarios de Perú o varas de caña procedentes de la India. La misma vitrina acoge puntas de flecha que se utilizaban en Guinea a modo de dinero, un collar de conchas empleado en isla Malaita (Islas Salomón) con el mismo fin o un billete alemán de 1923 equivalente a un millón de marcos.

En la siguiente zona, dedicada a las creencias, Luis Pancorbo destaca una máscara de dos caras originaria de la isla de Pentecostés. «Es una máscara jano realizada con barro, helechos y colmillos de cerdo; resulta muy curioso observar cómo estos pueblos imaginan una doble cara al igual que los griegos sin ni quiera saber de su existencia», cuenta el antropólogo, autor además de una treintena de libros divulgativos. En este mismo espacio llaman la atención objetos como una colorida figura de la diosa india Kali o un escapulario de Etiopía realizado en cuero y que contiene pergaminos con oraciones.

Los dos espacios restantes están dedicados a las celebraciones y a la vida cotidiana y muestran trajes de diferentes tribus, instrumentos musicales o vasijas empleadas por pueblos africanos para conservar la leche. De la pared cuelga un «estuche fálico realizado con un calabacín retorcido», única vestimenta de los atbalmin de Aralbil, o una fotografía de una mujer mursi con un plato que le deforma la boca. Sobre la imagen, Pancorbo explica que «es una táctica de los hombres para 'afear' a las mujeres y que no se las lleven los negreros».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos