La cantera se luce en los fogones

Los premiados, con los representantes institucionales y los cocineros del jurado./Igor Aizpuru
Los premiados, con los representantes institucionales y los cocineros del jurado. / Igor Aizpuru

Una alumna de Gamarra se alza con el segundo premio en el concurso Eusko Label

SARA LÓPEZ DE PARIZA

El campus de la Escuela de Hostelería Egibide-Mendizorrotza acogió durante la tarde de ayer la novena edición del concurso Eusko Label de Escuelas de Hostelería de Euskadi que tiene como objetivo promocionar el producto local y que los alumnos adquieran conocimiento de sus características. El certamen se celebraba en Vitoria por tercera vez y por primera los participantes debían cocinar un plato dulce utilizando como ingredientes obligatorios leche, miel y huevos de caserío.

Tras dos horas de meticuloso trabajo entre fogones, Brenda Linero, estudiante del Instituto de Formación Profesional a Distancia UHLI se hizo con el primer premio de 700 euros gracias a su creación ‘Ama lurra’. «En un principio pensé en hacer torrijas, pero después me inspiré en un entorno natural como es el baserri de mis aitonas para elaborar este plato. Mi abuela siempre nos hacía bizcocho para merendar y por eso he querido que sea el elemento principal», explicaba esta vecina de Zarátamo de 32 años, que se mostraba «muy contenta» tras conocer el fallo del jurado.

Palmarés

Primer premio.
Brenda Linero, del Instituto de Formación Profesional a Distancia.
Segundo.
Stephanie Arango, de la Escuela de Gamarra.
Tercero.
Pablo Codavid, de la Escuela Superior de Bilbao.

El postre ganador estaba compuesto por un bizcocho de pistacho sobre un crujiente de chocolate, ingrediente que también se presentaba en otras dos texturas: crema y crumble. Lo acompañaba una espuma de leche y miel y un pedacito de panal que derramaba sobre el plato su exquisito jugo. Como colofón, un trampantojo de huevo frito que era en realidad yogur con una circunferencia de coulis de fruta de la pasión.

El segundo premio recayó sobre Stephanie Arango, de la Escuela de Hostelería de Gamarra, obteniendo así las dos únicas mujeres del concurso los dos máximos reconocimientos. Arango conquistó al tribunal de catadores con un postre muy visual; tarta de queso Idiazabal en forma de patito de ducha acompañado de espuma de miel y tierra de nuez y membrillo. «Lo he llamado ‘Chop-txotx’ porque mezcla el chapoteo del patito en la ducha y la temporada de txotx ya que el toque final es una cucharadita de sidra», detallaba feliz esta alumna.

«Muy buen futuro»

Pablo Codavid, de la Escuela de Hostelería Superior de Bilbao, se hizo con la medalla de bronce gracias a ‘La abeja y la oveja’, un helado de leche y miel sobre base de intxaursalsa y acompañado de cremoso de chocolate blanco y manzana asada. Todos los participantes, ocho en total seleccionados cada uno por un proceso interno de su Escuela, se llevaron además una cesta de productos Eusko Label en la que no faltaban piparras, bonito en conserva, paté, sal de Añana o botellas de vino y txakoli.

Uno de los cocineros se afana en el emplatado.
Uno de los cocineros se afana en el emplatado. / Igor Aizpuru

Los miembros del jurado, entre los que se encontraban Luis Ángel Plágaro (Sukalki), Asier Urbina (Ikea), Julio Sáenz de la Calle (Zaldiaran), el cocinero Miguel Caño, la profesora Aloña Erizbengoa y el presidente de Giez Berri, Alfredo García, destacaron el altísimo nivel del certamen y las novedosas técnicas de cocina empleadas. «Han demostrado que dominan las técnicas a la perfección, si en algo les falta madurar es en sabores. Pero viene una cantera muy buena», subrayaba Asier Urbina tras la degustación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos