El camping de Angosto proyecta una ampliación de 1.000 plazas

En el camping de Angosto hay espacio para caravanas./EL CORREO
En el camping de Angosto hay espacio para caravanas. / EL CORREO

El plan para aumentar la capacidad de las instalaciones abiertas en 1998 se encuentra ya en fase de evaluación medioambiental

María Rego
MARÍA REGO

A primeros de abril se cumplirán veinte años desde que se colocaron las primeras tiendas sobre los terrenos del camping de Angosto. El mal tiempo deslució su apertura pero desde entonces se han visto obligados a colgar el cartel de completo en más de una ocasión y ya cuando se produjo el primer lleno total, en el verano de 2002, se vio que las instalaciones se quedaban pequeñas en los momentos de mayor demanda, como las vacaciones estivales. Hoy, según ha podido saber este periódico, se encuentra un ambicioso proyecto de ampliación sobre la mesa que permitiría sumar 1.000 plazas a este recinto ubicado a 30 kilómetros de Vitoria.

El plan para multiplicar la capacidad del camping ubicado en Villanañe, el segundo alojamiento de este tipo que se abrió en el territorio tras Ibaia, se analiza con detalle y se encuentra ya en fase de evaluación medioambiental. El recinto, que habilitó primero espacio para las tiendas de campaña e instaló después bungalows, se levanta junto al río Tumecillo y a apenas media hora de espacios naturales como el parque de Valderejo. Su situación en el valle de Valdegovía es uno de sus principales atractivos aunque la piscina climatizada que permite los chapuzones entre Semana Santa y octubre destaca asimismo entre sus ‘ganchos’.

A finales de febrero

El camping, cuya construcción costó en torno a 90 millones de las extintas pesetas, permanece a la espera de la tramitación del proyecto para ampliar unas instalaciones donde hoy pueden convivir 300 personas. El espacio, eso sí, se encuentra ahora mismo cerrado ya que la temporada no arranca hasta finales de febrero. Entonces volverán a funcionar su recepción, el restaurante, el supermercado o el parque infantil, una lista de servicios que ayudó en 2003 a que el Gobierno vasco le concediera la calificación de alojamiento de primera categoría. En los próximos meses se beneficiará, además, de las mejoras previstas por la Diputación alavesa en el sistema de depuración de Villanañe para que las aguas residuales generadas por este pueblo lleguen a la estación de Espejo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos