El bus eléctrico de Vitoria, al detalle

Simulación de la parada de El Boulevard, la más grande de la red junto a la de Mendizorroza./E. C.
Simulación de la parada de El Boulevard, la más grande de la red junto a la de Mendizorroza. / E. C.

Las paradas contarán con canceladoras, máquinas expendedoras de billetes, interfonos, pantallas informativas y paneles 'minutrans'

Iosu Cueto
IOSU CUETO

La línea de Bus Eléctrico Inteligente (BEI) contará con tres tipos de marquesina muy similares a los del tranvía. Estos cobertizos también contarán con canceladoras para pagar antes de subir al vehículo, así como con sistemas de información que permitirán que los viajeros sepan cuánto falta para que llegue el urbano. Estas son algunas de las novedades incorporadas por el Gobierno vasco a un proyecto que ha madurado de forma notable en los últimos meses. Dos años después de que se realizaran los primeros estudios, el también llamado 'bus exprés' se acerca con paso firme a Vitoria. Estas son las claves que definen cómo será la primera línea de autobús electrificada de la capital alavesa, que utilizarán cada año unos tres millones de usuarios.

  • 1

¿Qué es el BEI? El Bus Eléctrico Inteligente (BEI) es el nuevo término empleado por el Gobierno vasco para definir lo que hasta principios de este año se denominaba 'BRT' – autobús de tránsito rápido, Bus Rapid Transit en inglés– o 'bus exprés'. En esencia, se trata de un urbano que va por carriles exclusivos y que tiene preferencia semafórica, pero que a diferencia del tranvía no necesita catenaria ni raíles. A pesar de ello, se asemeja mucho al metro ligero en cuanto a calidad de servicio, porque es silencioso, espacioso, accesible y ecológico. Y aunque las instituciones no suelen hacer referencia a ello, también más barato y fácil de implantar.

  • 2

¿Por dónde irá? El BEI hará un recorrido circular, de forma que más de 98.000 personas vivirán cerca de su trazado. El itinerario sustituirá a la Periférica de Tuvisa y también tendrá dos sentidos. La línea L2A, que irá en dirección horaria, partirá de la calle Zaramaga y avanzaría por las calles Madrid, Aragón, Jacinto Benavente, Paseo de la Zumaquera, Álava, Salvatierrabide, Rosalía de Castro, Castillo de Fontecha, Pedro Asúa, Beato Tomás de Zumárraga, Francisco Leandro de Viana, Pablo Neruda, Bulevar de Euskal Herria, Juan de Garay y, de nuevo, la calle Zaramaga. En total, 10.159 metros.

  • 3

¿Cómo serán las paradas? La línea dispondrá de 24 paradas por sentido, 48 en total. Y a lo largo del itinerario los usuarios se encontrarán con tres tipos de marquesinas, en función de la ubicación de las mismas. Las grandes se situarán frente al centro comercial El Boulevard y junto al estadio de Mendizorroza. El resto serán medianas y sólo habrá una pequeña en el número 29 del Paseo de la Zumaquera. Los cobertizos serán casi idénticos a los del tranvía, porque contarán con canceladoras, pantallas de información, interfonos, máquinas expendedoras de billetes y 'minutrans' –el panel que indica cuánto falta para que llegue el próximo vehículo–. El sistema de comunicaciones utilizará una línea de fibra óptica, aunque también se instalará una red fija de alta capacidad y comunicación con el puesto de control de las cocheras de Tuvisa.

  • 4

¿Cuántos vehículos habrá? Vitoria contará con trece 'buses exprés'. Siete de ellos serán articulados –de 18 metros, como los de dos cuerpos que ahora utiliza Tuvisa– y los otros seis serán de 12 metros –los convencionales–. No todos estarán en la calle al mismo tiempo, porque al menos uno de ellos deberá estar de reserva. Con todo este parque móvil, el BEI podría conseguir una frecuencia de 10 minutos, la misma que ahora tiene Tuvisa en esa misma línea.

  • 5

¿Cómo se cargarán los urbanos? Los autobuses se cargarán mediante un pantógrafo invertido, un mecanismo que servirá para conectar el techo del vehículo al suministro eléctrico. El sistema de carga rápida o de oportunidad podrá utilizarse en dos paradas: la de El Boulevard y la de Mendizorroza. Cada una de ellas tendrá dos 'perchas', una por sentido. Tras «cinco minutos» de suministro se habrá transferido la energía necesaria para dar una vuelta completa a la línea. La implantación de esta técnica requerirá de la construcción de dos centros de seccionamiento y transformación. Además, en las cocheras se dispondrá de otra instalación de carga lenta nocturna. De cara a la explotación, el Gobierno vasco quiere que las baterías de los autobuses sean capaces de dar «las dos primeras vueltas completas» sin recibir ninguna carga de oportunidad, lo que agilizaría el servicio durante las horas punta.

Simulación de la parada de El Boulevard.
Simulación de la parada de El Boulevard. / E. C.

  • 6

¿Tendrá señalización especial? El bus eléctrico dispondrá de una señalización semafórica exclusiva que informará sobre su prioridad de circulación. Será un sistema parecido al del tranvía.

  • 7

¿Cuánto costará? A día de hoy, el precio del 'bus exprés' está fijado en un importe máximo de 42.850.00 euros. No es una cifra oficial, porque el Gobierno vasco sabe que a la hora de poner en marcha las licitaciones las empresas suelen pujar fuerte. En este caso se da por seguro, dada la cuantía del contrato. Como es lógico, el coste final del 'bus exprés' podría reducirse considerablemente.

  • 8

¿Cómo se financiará? El BEI lo pagarán el Gobierno vasco –que asumirá el 65% de la factura–, la Diputación –el 17,5%– y el Ayuntamiento –el 17,5% restante–. Es decir, que se aplicará la misma fórmula de reparto del tranvía. Cuando se puso en marcha la iniciativa, el Ejecutivo autonómico se planteó una fórmula mixta público-privada para que una empresa asumiera el denominado «riesgo tecnológico» del proyecto, dado que el carácter innovador del plan generaba dudas sobre la posibilidad de que estos urbanos fueran capaces de funcionar sin problemas. Este plan generó las críticas de algunos grupos municipales, como el PP y EH Bildu, porque «disparaba» el coste de la infraestructura hasta los 100 millones. En consecuencia, en febrero de este año la consejera vasca Arantxa Tapia cambió de modelo y apostó por una financiación «cien por cien pública» para reducir el presupuesto.

  • 9

¿Quién apoya este sistema? Aunque todos los grupos políticos del Ayuntamiento de Vitoria respaldan el 'bus exprés' como alternativa de transporte «limpio» para Tuvisa, en este momento quienes sustentan la mayoría necesaria para impulsar el proyecto son el Gabinete Urtaran –PNV-PSE– y EH Bildu, que además en 2016 aprobaron que los presupuestos locales reservaran el dinero necesario para que Vitoria pudiera pagar el BRT. La postura del resto de grupos es una incógnita, porque algunos concejales del PP, Podemos e Irabazi criticaron al principio el «excesivo» coste del sistema –antes del cambio de modelo– y después han denunciado la «falta de información» sobre qué tipo de servicio se pretende dar. Algo lógico, dado que el Gobierno vasco también ha barajado distintas alternativas.

  • 10

Impacto en el tráfico. El principal 'punto negro' de la ciudad en la zona Norte, la rotonda de América Latina, también verá pasar al 'bus exprés'. En estos momentos soporta el paso de unos 70.000 vehículos diarios, lo que incluye la Periférica de Tuvisa, aunque cuando llegue el BEI la tensión circulatoria aumentará porque el bus eléctrico tendrá prioridad semafórica, como el tranvía. Por eso, EH Bildu ha pedido al Gobierno vasco que incluya el soterramiento del tráfico de la glorieta en la operación del BEI aprovechando que la factura global del plan inicial se ha reducido.

  • 11

¿Quién explotará el servicio? Las unidades del BEI serán conducidas por conductores de Tuvisa, que deberán hacer cursos específicos de formación. La compañía municipal ingresará también la recaudación de los billetes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos