Decenas de multas a los conductores en el exterior del Buesa Arena

Un conductor recoge la multa que le han dejado en el parabrisas al salir del Buesa. /Rafa Gutiérrez
Un conductor recoge la multa que le han dejado en el parabrisas al salir del Buesa. / Rafa Gutiérrez

La Policía Local se pone las botas mientras los baskonistas celebraran la paliza azulgrana al Real Madrid

ELCORREO

Con nocturnidad y sabedores de que los aficionados estaban felices en el pabellón Fernando Buesa Arena presenciando el resurgir del Baskonia de las grandes noches, los policías locales de Vitoria se pusieron las botas y colocaron decenas de multas en los parabrisas de los coches que no estacionaron con pulcritud en el gran anillo de aparcamiento del estadio de Zurbano.

El fin de semana, cuando el Baskonia se enfrentó al Joventut, no lo hicieron. Con menos espectadores en el campo, el parking absorvió bien el tráfico y no había coches mal aparcados. Ayer, contra Real Madrid, con una gran entrada en el pabellón (y por tanto con la posibilidad de que muchos coches quedarán estacionados rozando la normativa para poder llegar a tiempo del partido), sí. El resultado, decenas de multas y bajón para los afectados tras una victoria deportiva (105-75) para recordar.

Los agentes de la Guardia Urbana, que reclama mejoras salariales, de calendario y un aumento de plantilla, ha disparado su labor sancionadora en lo que va de mes

La Policía Local aguó la fiesta de los baskonistas en la que es ya su segunda semana de supuesta huelga de celo, no declarada, en la que ha multiplicado por seis las multas que suele poner para, se supone, corregir los comportamientos incívicos o no ajustados a las ordenanzas de los vitorianos. Los agentes de la Guardia Urbana, que reclama mejoras salariales, de calendario y un aumento de plantilla, ha disparado su labor sancionadora en lo que va de mes. Este miércoles está prevista una nueva reunión entre los responsables políticos del cuerpo y los representantes de los agentes para poner fin a la situación que se ha convertido, desde que EL CORREO la desveló en exclusiva, en el asunto más comentado de la ciudad.

Más noticias

Con la actuación de anoche, los policías locales elevan ya muy por encima de las 1.200 las multas que han impuesto por infracciones evidentes y por otras que habitualmente toleraban. Es éste segundo aspecto el que ha disparado la tensión en la ciudad, porque los agentes, que lógicamente han de conocer todos los recovecos de la normativa, saben que los ciudadanos no.

La pasada noche, de madrugada, según apuntó Radio Vitoria, se multó a coches estaciones en sentido contrario al de circulación en barrios con una elevada tensión de aparcamiento como Adurza y San Cristóbal. La semana pasada, como atestiguaron las imágenes que publicó este diario, sancionaron a menores, a usuarios de ‘skates’ y multitud de conductores y usuarios de bicicletas por infringir la ordenanza local.

Fotos

Vídeos