«Beben y tienen broncas todos los fines de semana»

Zona de cunas de Hazaldi, centro de acogimiento foral. /R. Gutiérrez
Zona de cunas de Hazaldi, centro de acogimiento foral. / R. Gutiérrez

El sábado un centenar de jóvenes protagonizó una pelea multitudinaria. Los vecinos de Molinuevo están hartos. «Las bandas juveniles tienen tomado el parque»

J. ROMERO

Era una apacible tarde de sábado, típica de esta primavera vitoriana. Un rato de sol, un rato de lluvia. Numerosas familias y vecinos disfrutaban de las zonas verdes y la tranquilidad del parque de Molinuevo. La paz quedó rota de inmediato con una multitudinaria pelea que terminó en una gran operación policial. Otra más en la zona. Algunos vecinos fueron testigos de una estampida con cerca de un centenar de jóvenes implicados y alertaron a la policía. Una gran cantidad de patrullas desplazadas hasta el lugar levantaron la alerta en el parque. No fue otro incidente aislado. Los residentes no pueden más. «Las bandas tienen tomado el parque», lamentan.

«Vi un montón de chavales con ropa oscura y después muchísimos coches en las inmediaciones del parque», explicaba ayer Josetxo, uno de los vecinos de esta zona del barrio de Coronación. Este jubilado asegura que es habitual ver a «chavales vestidos de negro con la gorra puesta del revés» junto a la antigua Herrien etxea o Casa de los pueblos. «Pasan las tardes y las noches en los bancos de la mesa de ping pong o el frontón. Si hace veinte años teníamos un problema con los drogadictos ahora lo tenemos con las bandas», lamenta.

Marta vive en una calle cercana, acostumbra a pasear a su perra en el parque y suele ver a estos jóvenes cerca de la gasolinera. «Les he visto pelearse hasta por el sillín de una bicicleta», explica con resignación. Los problemas suelen comenzar a partir de las ocho de la tarde y se agravan los fines de semana, ya que después hacen botellón en el propio parque. «Intentas no buscarte problemas, pero cuando ves que están bebiendo a las dos de la mañana con sus carritos de bebé al lado no puedes dejar de llamar a la Policía», reconoce.

«Hace veinte años teníamos problemas con los drogadictos; ahora, con estas bandas»

Algunos vecinos vieron a patrullas de la Policía Local vigilando los accesos al parque desde la mañana, pero consideran que sus actuaciones no son suficientes. «Vienen, les identifican y vuelven a irse. ¿De qué sirven los coches? Deberían venir agentes de paisano», reclama Fernando. Él mismo se enfrentó a varios de estos jóvenes en una ocasión. «Me pidieron el móvil para hacer una llamada y me negué… les he visto intentar llevarse hasta los patos del estanque», cuenta todavía sorprendido.

Familias intranquilas

Raquel y Ángel suelen visitar el parque de Molinuevo con su nieto y de vez en cuando se paran a tomar café en las terrazas cercanas. Como todos los vecinos con quienes se pudo charlar ayer, se declaran indignados con el altercado del último sábado. «Los coches de Policía entraron a lo loco en el parque para atraparles, tuvieron que dar un frenazo para no pillar al niño», expresan. Les preocupa que Molinuevo se convierta en una zona insegura para las familias. «Llevamos una temporada de broncas por las noches y riñas continuas, necesitamos más vigilancia para evitar escenas como esta», clama el residente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos