El bebé de días hallado muerto en Bilbao presenta «signos de violencia»

La Policía científica desplazada a la planta Artigas-Bilbao / LUIS CALABOR

Los camiones llevan a las instalaciones del monte Arraiz, donde el cadáver apareció en una bolsa, basura recogida principalmente en la Villa y Basauri

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERASBilbao

El bebé, de aproximadamente tres días según las primeras estimaciones, cuyo cadáver fue encontrado ayer en la planta de tratamiento de residuos del monte Arraiz presentaba «signos de violencia», según han asegurado fuentes cercanas al caso. La autopsia que se le practicará al cuerpo y la posterior investigación tratarán de determinar si la criatura sufrió algún maltrato que le provocó la muerte o si las heridas sucedieron durante las operaciones de recogida de la basura y el posterior traslado hasta la planta donde se produjo el hallazgo. En cualquier caso, la Ertzaintza baraja como principal hipótesis que se trata de un homicidio, ya que el bebé nació con vida.

El descubrimiento del feto se produjo sobre las diez y media de la mañana en una cinta transportadora de la planta de Tratamiento Mecánico Biológico (TMB), ubicada junto a la incineradora de Zabalgarbi. Según ha podido saber este periódico, fue una operaria de la cadena de selección la que encontró el cuerpo. La trabajadora se encontraba separando los residuos de forma manual cuando abrió una bolsa y dentro encontró el cadáver del bebé.

De inmediato avisó a sus responsables, que paralizaron el proceso al tiempo que llamaban a la Ertzaintza. Agentes de la Policía Criminal y de la Científica se desplazaron hasta Arraiz para comprobar el hallazgo. También acudió una forense del Instituto vasco de Medicina Legal para proceder al levantamiento del cuerpo. Los especialistas tuvieron que seguir un protocolo de desinfección tanto para acceder como para salir, lo que prolongó su estancia en la planta, que permaneció paralizada hasta las dos de la tarde.

En un foso

Fuentes de la factoría explicaron a este periódico que a la TMB llegan residuos urbanos recogidos por los camiones de la basura en los contenedores verdes, principalmente en Bilbao y en Basauri, aunque también se realizan transferencias de otros municipios vizcaínos. Allí se encargan de realizar el reciclado que los ciudadanos no hacen en sus casas y separan los desechos orgánicos del cartón o del plástico, por ejemplo, a diferencia de la incineradora, donde se queman. La clasificación inicial y última se completa de forma manual, pero también cuentan con maquinaria para hacerlo.

La clave

Macabro hallazgo.
El cuerpo fue descubierto por una empleada que separaba los desechos orgánicos e inorgánicos.

Los investigadores tendrán ahora la difícil tarea de averiguar dónde el bebé pudo ser arrojado a un contenedor y quién lo hizo. Los camiones llevan la basura a la TMB generalmente por la noche y la vierten en un foso, donde todo queda mezclado sin ningún orden. «Saber si procedía de Bilbao o de qué zona será muy difícil. Sí se puede saber el día de recogida», barruntan las mismas fuentes. «Se desconoce el origen, es una de las cosas que se está investigando», precisaron desde el Departamento de Seguridad del Gobierno vasco.

La Ertzaintza también investiga si el bebé nació en algún hospital, con el fin de poder llegar así hasta la madre, aunque el parto podría haber tenido lugar en un domicilio y no haber quedado registrado. En un caso similar, la Policía logró identificar a la mujer que había dado a luz gracias a la sangre del cordón umbilical que la criatura aún mantenía. Este tipo de hechos atroces no son tan inhabituales. En el centro de tratamiento de Valdemingómez, en Madrid, se han hallado restos mortales de cinco personas desde 2005, el último el pasado abril.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos