El Ayuntamiento instalará una planta de tratamiento en Gardélegui para evitar los vertidos de lindano

Vista del basurero de Gardelegui, en Vitoria/Jesus Andrade
Vista del basurero de Gardelegui, en Vitoria / Jesus Andrade

«Esperamos poder licitar su contratación en 2018» ha explicado el concejal delegado del departamento de Medio Ambiente, Iñaki Prusilla

Sara López de Pariza
SARA LÓPEZ DE PARIZA

Un día después de conocerse que la Agencia Vasca del Agua multará al Ayuntamiento por la presencia de lindano en el vertido de la depuradora de Crispijana, el Consistorio anunciaba este martes medidas inminentes para atajar la contaminación de las aguas del Zadorra. Eso sí, el concejal delegado del departamento de Medio Ambiente, Iñaki Prusilla, negaba que el expediente sancionador haya llegado a sus manos.

«Oficialmente no hemos recibido notificación alguna y cuando llegue haremos nuestras alegaciones en razón a las propuestas que vamos a realizar», señalaba el edil jeltzale, que añadía que ya se ha remitido al Gobierno Vasco toda la documentación relacionada con los planes para evitar filtraciones desde el vertedero de Gardélegui y que son las que llegan a la depuradora. La de más calado será la instalación de una planta de tratamiento.

«Esperamos poder licitar su contratación en 2018. Tendría una función de captación del afluente del vertedero, lo bombearía a la superficie y lo acumularía en un depósito intermedio para luego pasarlo por los filtros de arena y carbono. Una vez tratado, pasaría al sistema», explicó el edil jeltzale, que anunció que los trabajos se llevaran a cabo en dos fases debido a su magnitud.

Además, el Ayuntamiento de Vitoria se ha comprometido a adoptar otras dos medidas para solucionar la problemática que podría costarle 50.000 euros según el expediente abierto por URA. «Se está terminando de redactar el proyecto constructivo de la arqueta de control y del caudalímetro» avanzó Prusilla. Sin embargo, insistió en que los datos resultantes de los controles realizados en 2017 distan mucho de ser alarmantes. «No se superó el límite establecido, lo que significa que estamos hablando de cantidades muy muy bajas», subrayó.

Las explicaciones no convencieron a la formación Irabazi, cuyo concejal Óscar Fernández, cargó contra el Gabinete Urtaran por su manera de actuar ante los vertidos de pesticida. «Lo que se plantea sigue siendo un parche. Una de las principales actuaciones que se debe acometer es el sellado y aunque hace más de un año ya se dio un plazo de seis meses todavía no se ha hecho», denunció el portavoz, que solicitó la colaboración de otras instituciones para acometer la costosa obra de sellado del vertedero de Gardélegui, tasada en cerca de seis millones de euros. «Queda demostrado que siguen mirando para otro lado cuando tenemos un grave problema medioambiental en una green capital con un impacto muy grave al ecosistema fluvial. Y más grave es que usted eche balones fuera», acusó en comisión a Iñaki Prusilla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos