El asesino del Bugatti es sentenciado a 17 años y medio de cárcel

Leo, el condenado por el asesinato de Rosa, ante el tribunal./E. C.
Leo, el condenado por el asesinato de Rosa, ante el tribunal. / E. C.

El acusado, que fue encontrado culpable por un jurado popular, deberá pagar una indemnización total de 345.000 euros a los herederos de la mujer asesinada

David González
DAVID GONZÁLEZ

El asesino del Bugatti, al que un jurado popular encontró culpable, conoció este martes su sentencia. El Tribunal ha decretado 17 años y medio de prisión y una indemnización de 345.000 euros a los seis herederos de Rosa, la mujer que regentaba el bar Bugatti de Vitoria y que según se ha demostrado en el juicio fue asesinada por su pareja extramatrimonial. La defensa de este dominicano de 48 años ha anunciado que recurrirá el fallo.

La Audiencia Provincial de Álava ha tardado poco menos de un mes en detallar la pena exacta y la indemnización económica que Leo debe aportar a la familia de la víctima, a la que asesinó en la cocina de su piso en la calle Guayaquil en la madrugada del 1 de noviembre de 2014, según el fallo unánime acordado por el jurado popular el 19 de noviembre pasado.

La Fiscalía y la Abogacía del Estado le pedían veinte años -serán 17 y seis meses-, aparte de 420.000 euros para las cuatro hijas de la fallecida –una en común–y a sus padres. La sentencia ha dejado la indemnización en 345.000 euros. La defensa ya avanzó en noviembre que recurrirá la sentencia por este caso de violencia de género con el peor final posible.

La prueba clave para la condena ha sido el ADN. Los expertos de la Policía autonómica y del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses hallaron «restos biológicos» del encausado en un bote de jabón líquido presuntamente usado para limpiar la escena del asesinato, la cocina del piso. También en un gel lubricante y en un pañuelo. Pero, sobre todo, en otro lugar fundamental. En las uñas de la víctima. Los peritos hablaron de «perfil genético coincidente con el acusado».

La geolocalización de varios móviles ha sido el otro factor determinante. Según agregaron ertzainas, alguien hizo dos llamadas desde el celular de Rosa «a las 7.17 horas», cuando ya estaba muerta. Un testigo vio a esa hora al encausado frente al Bugatti «manipulando un teléfono táctil». Ertzainas hablaron de un presunto acoso de Leo a Rosa las semanas previas a los hechos. La llamó «en 434 ocasiones» pese a que ella había cortado la relación para empezar de cero. El día del asesinato y las horas posteriores, Leo no la telefoneó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos