El ascensor del Casco Viejo suma ya más de 7 meses sin funcionar

El elevador comunica la calle Correría con la plaza de Santa María. /Rafa Gutiérrez
El elevador comunica la calle Correría con la plaza de Santa María. / Rafa Gutiérrez

La reforma integral de los frontones Beti Jai tampoco se hará este año, aunque los técnicos ya han calculado que costará 726.000 euros

IOSU CUETO

Los turistas que visitaron Vitoria durante el pasado puente se llevarían una mala impresión al ver que el ascensor del Casco Medieval estaba fuera de servicio, pero en el caso de los vecinos del barrio la indignación crece después de tanto tiempo con el elevador parado. La última vez que funcionó fue el 4 de marzo, es decir, hace más de siete meses, y por eso el grupo municipal de EH Bildu exigió ayer explicaciones al Gabinete Urtaran, que aunque busca una solución, sigue sin poder aportar un plazo de puesta en marcha. «Esta es una de las mayores vergüenzas del Ayuntamiento y demuestra la dejadez absoluta del Gobierno municipal», clamó la concejala abertzale Ane Aristi en la comisión de Urbanismo.

El polémico elevador comunica la calle Correría con la plaza de Santa María y aunque ha recibido premios internacionales por conseguir adaptarse al contexto arquitectónico de la ‘almendra’, lo cierto es que desde que arrancó este año sólo ha funcionado tres días. Después de tres meses de reparaciones, y su correspondiente tiempo de espera para recibir las piezas, en marzo se reabrió al público pero al tercer día se paró sin previo aviso con varios jóvenes en su interior que tuvieron que ser rescatados por la Policía Local.

La concejala de Urbanismo, Itziar Gonzalo, insistió ayer en que hay dos «dificultades» que impiden que el aparato funcione con normalidad. Una de ellas es que el Ayuntamiento depende de las compañías encargadas del mantenimiento del ascensor y las rampas mecánicas cercanas. La edil dijo que el contrato actual que afecta al dispositivo parado acaba «en 2019». Además, denunció los «actos vandálicos» que ha sufrido el elevador. «A causa de los golpes se deforman las piezas mecánicas, y eso no es tan fácil como cambiar un cristal», agregó.

Frontones

Por otro lado, Gonzalo ratificó que la reforma de los frontones Beti Jai de Mendizorroza tampoco se podrá ejecutar este año a pesar de que el proyecto está en la agenda municipal desde 2014. No obstante, la concejala indicó que «ya existe la conformidad» entre el Ayuntamiento y el Gobierno vasco para determinar el tipo de intervención, que ya no será «tan desproporcionada» como quería el Ejecutivo autonómico y que tendrá un presupuesto de 726.000 euros, sin contar el IVA. A pesar de este avance, todavía queda pendiente la redacción del proyecto y la licitación de las obras.

Fotos

Vídeos