Una ardilla roja se pasea por el cementerio de Santa Isabel

No es normal ver ardillas autóctonas caminando por Vitoria. / E. C.

Los expertos lo consideran un hecho extraordinario en un parque urbano de Vitoria

Francisco Góngora
FRANCISCO GÓNGORA

Los empleados del cementerio de Santa Isabel no salían de su asombro hace unos días cuando pudieron fotografiar y grabar a un hermoso ejemplar de ardilla roja o común (Sciurus vulgaris), un tipo de roedor frecuente en los bosques naturales alaveses, pero difícil de ver en la ciudad. «Habíamos tenido visitas de ardillas alóctonas (invasoras), concretamente de Corea, en La Florida, soltada sin ningún miramiento. Pero esta es autóctona por lo que estamos ante una gran noticia», asegura Gorka Belamendia, coordinador del Centro de interpretación de los Humedales de Salburua, Ataraia.

El recinto del cementerio de Santa Isabel, con sus 7 hectáreas, de praderas, árboles y arbustos de todo tipo, es un lugar muy apreciado por la fauna de nuestra ciudad. Conejos y comadrejas entre los mamíferos, y decenas de especies diferentes de pájaros como herrerillos, carboneros, chochines, abubillas, picapinos, pito real, pinzones, colirrojos, entre otros. «Es un lugar tranquilo durante casi todo el año, con muchísima y variada vegetación, con mucha comida en las coníferas y en los arbustos con frutos, que invitan a las aves y demás fauna», señala Belamendia.

Estorninos

Uno de los fenómenos ornitológicos anuales de la ciudad que suele tener como protagonista el cementerio de Santa Isabel es la llegada de los estorninos –en estas fechas vienen las bandas desde Europa– que eligen los árboles del camposanto para agruparse, en función de la meteorología, aunque la mayoría de las veces acaban siendo espantados y buscaban otros lugares.

En cuanto a la ardilla no se ha podido comprobar aún si permanece en el cementerio o se ha marchado por donde vino de otros parques de la ciudad.

Fotos

Vídeos