La protesta de los taxis deja a Vitoria con apenas 30 vehículos activos

Varios taxis en la parada junto a la catedral/Eduardo Argote
Varios taxis en la parada junto a la catedral / Eduardo Argote

La huelga contra las licencias de vehículos con conductor (VTC) se mantendrá hasta las tres de la tarde

SALVADOR ARROYO

Apenas una treintena de taxistas, menos del 5% del total, está trabajando en Vitoria desde las once de la mañana como consecuencia de la huelga que lleva a cabo el sector y que mantendrá esos servicios mínimos hasta las tres de la tarde. El colectivo ha retomado las protestas contras las licencias de vehículos con conductor (VTC), el permiso legal que ampararía a los chóferes que quisieran trabajar para plataformas como Uber, Cabify o similares, y que tiene en pie de guerra al sector. En Vitoria son 194 las licencias registradas, de un total de 218 en el conjunto del territorio.

Pese a haberse establecido un tramo de cuatro horas de protesta, lo cierto es que la prestación del servicio se resentirá durante toda la jornada. Porque alrededor de cuarenta taxistas se han desplazado a Madrid, donde se concentran profesionales de toda España para dar visibilidad a sus reivindicaciones ante el Ministerio de Fomento.

Yago Alonso, presidente de la Asociación Alavesa del Taxi (Alatax), ha insistido esta mañana en que la reivindicación pone el foco en el Gobierno central porque “es el que tiene que adaptar el marco legal para evitar que se especule con ese tipo de licencias”. Los taxistas consideran que las “malas prácticas” que empresas como Uber o Cabify realizan con las VTC deriva de un "vacío legal" que se prolongó hasta 2015, el periodo de vigencia de la Ley Ómnibus, aprobada en diciembre de 2009, y que abrió un resquicio para el libre acceso a las actividades de servicios. Ese contexto favoreció la avalancha de solicitudes con la que las mismas instituciones que autorizan licencias de taxi y fijan sus epígrafes fiscales están lidiando en los tribunales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos