Vitoria activa la fase de preemergencia ante la llegada de la nieve

Zadorra. El caudal a su paso por Víllodas ha crecido de forma notable./Jesús Andrade
Zadorra. El caudal a su paso por Víllodas ha crecido de forma notable. / Jesús Andrade

El desbordamiento del Bayas provocó el corte del acceso a Andagoia en la madrugada de ayer y anegó algunas zonas en Sarria y Víllodas

MARÍA JOSÉ PÉREZ

El Ayuntamiento de Vitoria ha anunciado este miércoles que ha activado la fase de preemergencia del Plan de Nevadas por el descenso registrado en la cota de nieve. Al filo de las dos de esta tarde, se situaba en torno a los 600 metros; aunque, a lo largo de las próximas horas, podrá bajar hasta los 400 metros. Esta circunstancia implica a los recursos municipales que pasan a estar disponibles por si fuera necesaria su intervención, según ha comunicado el Consistorio. Eso sí, la previsión elaborada por la Agencia Vasca de Meteorología (Euskalmet) habla de escasas precipitacionesm aunque en las próximas horas existe el riesgo de heladas débiles en puntos del interior de Euskadi.

Las previsiones meteorológicas, precisamente, han provocado que, en las últimas jornadas, Álava esté pendiente de las crecidas de los ríos y de la nieve. Este martes, por ejemplo, cabe recordar que la alerta naranja se convirtió entonces en amarilla y para media mañana ya se había recuperado la normalidad. El aviso decretado por el Departamento vasco de Seguridad quedó desactivado totalmente en Álava a las seis de la tarde. Durante todo el día, el Bayas continuó bajando con bastante intensidad, pero ya sin riesgo de que volviera a desbordarse.

Esta fue la principal incidencia registrada en los ríos alaveses en los que «no se prevé ninguna afección especial para las próximas horas», advirtieron desde la Agencia Vasca del Agua, URA, donde se vivía con más preocupación las posibles avenidas en los cauces fluviales de Gipuzkoa. «En el resto, las aguas bajan altas, pero sin inundaciones, dentro de lo normal», añadieron desde URA.

Tampoco el desembalse que se sigue produciendo en el pantano de Ullibarri Gamboa responde a circunstancias especiales sino a la aplicación estricta de los parámetros cuando la instalación se encuentra, como en este momento, cerca del límite de su capacidad. En concreto, acumula 130,2 hectómetros cúbicos, que suponen una ocupación próxima ya al 90%, exactamente al 88,9%. Ante esta circunstancia, durante la mañana de ayer se desaguó a un ritmo de 26,93 metros cúbicos por segundo, un ritmo que por la tarde se aumentó hasta los 29,3 metros cúbicos.

Más información

Las precipitaciones, más que intensas constantes, unidas al desembalse también provocaron crecidas, sin anegaciones dignas de destacar en otros ríos alaveses como el Zadorra. En localidades como Víllodas, donde las inundaciones se producen con facilidad en cuanto aumenta el caudal, era evidente ayer ese incremento. Ante este panorama, Álava sigue pendiente de sus ríos.

Baja la cota de nieve

Este miércoles volverá a vivirse un día con cielos cubiertos, que se irán abriendo por la tarde, y que dejarán precipitaciones, aunque tendrán carácter débil. Más significativo es, en cuanto a las previsiones, el descenso de la cota de nieve. Si en la madrugada estaba en torno a los 1.300 metros, en horario vespertino puede bajar hasta los 600-700 metros, o incluso los 400 metros, según los pronósticos de Euskalmet. Por ello, se ha decretado el aviso amarillo por nieve.

Para mañana jueves la predicción meteorológica recoge cielos nubosos con precipitaciones débiles y ocasionales durante la primera mitad del día; cota de nieve en torno a 400 m. y temperaturas en ligero descenso.

La bajada de la cota de nieve traerá consigo también un descenso en las temperaturas, sobre todo en las mínimas, que rondarán los 2 grados centígrados en Vitoria, donde las máximas no pasarán de los 6º. Las madrugadas de jueves y del viernes aún serán más frías, aunque el mercurio volverá a situarse en torno a esos 6º en las horas centrales del día.

A pesar de la tregua que dieron las temperaturas el jueves y el viernes de la pasada semana, febrero se mantiene como el mes más frío del invierno en Álava. Mañana se notará claramente, ya que la cota de nieve volverá a bajar a 300-400 metros –aunque las precipitaciones serán débiles y ocasionales– y el viento del norte y nordeste, que soplará en general flojo con intervalos moderados, dejará rachas fuertes en el territorio, con lo que la sensación de frío será todavía mayor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos