Álava lídia con los primeros copos a la espera de un viernes con nevadas generalizadas

La N-622, con nieve en los márgenes, se mantiene operativa gracias a los quitanieves.. /Jesús Andrade
La N-622, con nieve en los márgenes, se mantiene operativa gracias a los quitanieves.. / Jesús Andrade

El Departamento de Seguridad del Gobierno vasco ha decretado la alerta naranja, que se mantendrá activa hasta el mediodía del sábado

MARÍA JOSÉ PÉREZ

El invierno ha llegado a Álava. Durante las noche han caído los primeros copos de nieve, algunos en forma de copiosos episodios tormentosos, y desde primera hora de la mañana se recomienda circular con precaución en la AP-68, a la altura de Altube. Los quitanieves forales están cumpliendo con su cometido y limpiando la vía, aunque a la altura de Aiurdin y Altube ha cuajado.

De hecho, en la carretera vieja de Altube varios vehículos han quedado atrapados al comenzar a nevar con fuerza cuando lo ascendían. En un minuto la vía se ha tenido de blanco dejando a media docena de vehículos sin opciones de avanzar. Inicialmente era necesario utilizar cadenas para circular por esta carretera nacional, pero la permanece abierta aunque se pide precaución.

En Vitoria, 11 vehículos con cuchilla y esparcidores de sal y salmuera estarán a disposición del dispositivo de emergencia a partir de esta medianoche

Los principales problemas de tráfico que se han concentrado en la N-622, la autovía que une Vitoria con Altube, donde ha llegado a cuajar, ya han desaparecido. Además, el puerto de Orduña ha exigido circular con cadenas (cerrado para camiones), aunque ya se ha abierto y como en Opakua se recomienda extremar la precaución, como en los puertos de Herrera, Vitoria, Barrerilla, Krutzeta y la Tejera.

.

La duda reside en saber si el tiempo otoñal recobrará el protagonismo. De momento, las previsiones de la agencia vasca de meteorología, Euskalmet, plantean «un panorama totalmente invernal» hasta el domingo. Después, los pronósticos son ya más inciertos. De lo que parece que no hay duda es de que mañana viernes será el día más duro porque la nieve llegará «a toda Álava excepto a la zona de Llodio», afirma José Antonio Aranda, responsable meteorológico de Euskalmet. De hecho, el Departamento de Seguridad del Gobierno vasco ha decretado la alerta naranja, que se mantendrá activa hasta el mediodía del sábado.

Mañana viernes será el día más duro. «La nieve llegará a toda Álava excepto a la zona de Llodio», afirma José Antonio Aranda euskalmet

Está claro que «vamos a tener la primera nevada importante» y que se va a producir en un momento que no es habitual. «La entrada de nieves en estas fechas, a finales de noviembre o primeros de diciembre, para nada es habitual», añade Aranda. Así que, en realidad, nos enfrentamos a «una situación típica de enero o febrero».

Bajada de temperaturas

La notable bajada de las temperaturas ha sido un hecho en estas últimas jornadas y ayer ya cayeron «los primeros copos en zonas de montaña. El Gorbea ya se ve blanco. Aunque será a partir de esta tarde cuando «se irán incrementando las precipitaciones. Lloverá con más intensidad y con más persistencia». A esta circunstancia se sumará que la cota de nieve bajará a unos 500-700 metros de madrugada y se situará en los 700-900 el resto del día.

Junto a un ligero descenso de las temperaturas, ya de por sí bajas (hoy no se superarán los 7 grados en la capital), mañana seguirá descendiendo la cota de nieve. Si en las primeras horas, aún de noche, estará en los 500-700 metros, en el resto de la jornada se quedará en los 200-400. A lo largo del episodio, los niveles acumulados, tanto de lluvia como de nieve, «podrían ser importantes», avisan desde la dirección de Atención de Emergencias y Meteorología del Gobierno vasco.

Riesgo de nieve

Jueves
de 1 a 7º. Cota de nieve de 500 a 700 m. de madrugada y de 700 a 900 m. el resto del día.
Viernes
de 0 a 4º. De 500 a 700 m. de madrugada (espesor 10-25 cm.) y de 200 a 400 m. (0-2 cm.) el resto del día.
Sábado
de 0 a 4º. De 200 a 400 metros (0 a 2 cm. de espesor)

En la Llanada alavesa «podría superar los 20 litros por metro cuadrado». La mayor parte será en forma de nieve, por lo que su espesor variará entre los 5 y 20 centímetros, según las zonas. Incluso en algunas puede alcanzar espesores superiores.

Remite el sábado por la tarde

Durante la primera mitad de la jornada del sábado, la situación será similar a la del viernes, si bien se espera que por la tarde las precipitaciones empiecen a descender. En cualquier caso, seguirá haciendo mucho frío, con temperaturas máximas en la capital que no pasarán de los 4 grados.

Ya para el domingo, aunque el pronóstico es un poco más incierto, todo indica que el temporal de nieve desaparecerá y que las posibles precipitaciones serían poco importantes. Sin embargo, habrá «heladas matinales», por lo que se recomienda extremar las precauciones ya que coincidirán en algunos puntos «esas temperaturas muy bajas en la madrugada del domingo con nieve en el suelo», advierte Aranda.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos