Álava colaborará en la conservación y puesta en valor del Cinturón de Hierro en Llodio y Okondo

Bunker del Cinturón de Hierro, en las inmediaciones de la ermita de Santa Lucía, en Llodio. /José Montes
Bunker del Cinturón de Hierro, en las inmediaciones de la ermita de Santa Lucía, en Llodio. / José Montes

Las defensas de Bilbao «representan un importante recurso del patrimonio cultural vasco como elemento vinculado a uno de los episodios de mayor relevancia del siglo XX», ha destacado el diputado general de Álava, Ramiro González

SERGIO CARRACEDO

Llodio y sus inmediaciones jugaron un papel relevante en la Guerra Civil española en el tiempo en el que las tropas franquistas decidieron tomar la ciudad de Bilbao. En esta localidad alavesa, en varios lugares altos del municipio, se construyeron entre 1936 y 1937 varias defensas que forman parte del denominado Cinturón de Hierro, un sistema de fortificación formado por túneles, búnkeres y trincheras creados con el objetivo de defender la capital vizcaína, en manos republicanas, ante el inminente ataque de las fuerzas sublevadas. A mediados de junio de 1937, la línea defensiva en forma de herradura, posiblemente sin concluir, fue desbaratada y la ciudad fue tomada.

Ahora, 80 años después, la Diputación foral de Álava ha anunciado este martes que colaborará con el Gobierno vasco, la Diputación de Bizkaia y 34 ayuntamientos, entre ellos los alaveses de Llodio y Okondo, en la conservación y puesta en valor del Cinturón de Hierro de Bilbao. Las actuaciones que la Diputación alavesa va a realizar serán llevadas a cabo por la Dirección de Euskera, Cultura y Deporte a través del Servicio de Museos y Arqueología y del Servicio de Patrimonio Histórico Arquitectónico.

El municipio de Llodio estaba integrado en el tercer sector del cinturón y, en la actualidad, cuenta con tres puntos principales, informa la Diputación. «El primero de ellos es el parapeto de mampostería, un conjunto fortificado situado en Gazteluzar formado en origen por tres líneas defensivas, de las que dos son de mampostería, ya que el terreno no permite una excavación fácil de la trinchera al ser muy rocoso». Actualmente están «rotas sin solución de continuidad» y presentan un muro de 46,35 metros.

El segundo sería el asentamiento para ametralladora de Aretxiger. Se trata de una «sencilla construcción semienterrada de planta rectangular, cuya cubierta fue volada en la posguerra para extraer la ferralla.

El tercer punto es «el abrigo activo de Kamaraka, excavado en la propia trinchera y contra el talud de planta rectangular. Está diseñado para proporcionar refugio y posición de tiro a los soldados mientras se mantienen a cubierto de la vista y del fuego del enemigo», indican fuentes forales. «Estos abrigos revestían sus paredes con muros de mampostería, de los cuales se conserva un único lienzo, y fueron cubiertos con chapas onduladas para evitar la entrada de la lluvia.

Recreación de soldados atrincherados en el Cinturón de Hierro en el monte Kamaraka, en Llodio.
Recreación de soldados atrincherados en el Cinturón de Hierro en el monte Kamaraka, en Llodio. / EL CORREO

Un recurso del patrimonio cultural vasco

El Cinturón de Hierro y las defensas de Bilbao «representan un importante recurso del patrimonio cultural vasco como elemento vinculado a uno de los episodios de mayor relevancia del siglo XX», ha destacado el diputado general de Álava, Ramiro González.

Los firmantes de este acuerdo reconocen «la necesidad de colaborar estrechamente entre sí en el ejercicio de sus funciones y competencias mediante relaciones recíprocas de comunicación, cooperación y asistencia mutua para la protección de los elementos del Cinturón de Hierro y defensas de Bilbao».

De esta manera, aspiran a su conservación «como elementos integrantes del patrimonio cultural vasco, y para su incorporación a los itinerarios de la memoria para promover la cultura de la paz», ha insistido el diputado general.

Fotos

Vídeos