Gorka Moreno: «El alarmismo no funciona contra las borracheras juveniles»

Un grupo de universitarios bebe en la calle. /R. Gutiérrez
Un grupo de universitarios bebe en la calle. / R. Gutiérrez

El psicólogo experto en drogas, adjunto a la dirección de Proyecto Hombre Navarra, advierte de que el riesgo de adicción es mayor cuanto antes se inicie el consumo

JUDITH ROMERO VITORIA.

Lleva más de veinte años ayudando a las familias de jóvenes que desarrollan conductas adictivas relacionadas con drogas como el tabaco, el cannabis o el alcohol y sostiene que su consumo se puede prevenir. El psicólogo Gorka Moreno (Tolosa, 1972), adjunto a la dirección de Proyecto Hombre Navarra y fundador del programa Suspertu, visitará hoy la capital alavesa en el marco del ciclo de parentalidad positiva de la asociación de familias numerosas Hirukide para compartir sus 'Estrategias para prevenir desde casa' a las 19.00 en la Casa de la Cultura Ignacio Aldecoa.

- ¿Hasta qué punto deben preocuparse los padres por la posibilidad de que sus hijos consuman drogas cuando empiezan a salir?

- Hay que situar el problema en su justa medida, sin crear un alarmismo innecesario ni banalizar la situación. Solemos poner el foco en las drogas ilegales y olvidar que las más consumidas son otras como el alcohol y el tabaco. Según las últimas encuestas del Observatorio Español sobre Drogas, apenas un 17% de los adolescentes le ha dado una calada a un porro en el último mes, pero cerca del 30% reconoce haberse emborrachado en el mismo tiempo. A pesar de ello, nunca antes habíamos tenido tan pocos bebedores diarios.

- El consumo de alcohol aumenta, entonces, en fechas como los fines de semana.

- Este fenómeno está muy ligado al consumo social. Se ha normalizado que los menores de edad beban y que lo hagan en la calle, y este es uno de los principales retos de la Ley vasca de adicciones. Los servicios de Urgencias de Euskadi atienden cada año a 500 jóvenes por intoxicaciones etílicas graves, pero ellos sólo son la punta del iceberg.

Tabaco y apuestas

- ¿Cómo acabar con estas cifras?

- El alcohol es la única droga que los adultos toman de forma habitual, pero sólo con que logremos que los jóvenes empiecen a beber más tarde tendremos menos problemas. A mayor edad se dispone de un mayor autocontrol, por lo que, además de restringir su accesibilidad y sus horarios de venta, sería importante subir los impuestos. En España sigue siendo muy barato consumir alcohol, y estas medidas han demostrado ser más afectivas que las campañas de sensibilización.

- ¿Qué pueden hacer las familias?

- La familias deben dedicar más tiempo a sus hijos y hablar de este tema en casa. Compartir el espacio que nos dejen -a pesar de que se reduzca cuando llegan a la adolescencia-, comer y cenar juntos y comentar las noticias relacionadas con estos fenómenos. Conocer a los amigos de nuestros hijos invitándolos a casa también nos ayudará a ver si hay problemas para poder identificarlos. No debemos ser autoritarios, pero tampoco demasiado laxos con las normas. Dejarles salir con horarios desfasados o con mucho dinero podría agravar el problema.

-¿Existen otros factores de riesgo?

- Que haya un mal ambiente en casa puede contribuir a que consuman, y esta situación suele venir emparejada a otros problemas como los hurtos en la adolescencia. A veces les cuesta pensar en las consecuencias negativas de sus actos porque no tienen nada que ver con sus propias experiencias. Es por eso que se ha demostrado que las campañas de inducción de miedo no son lo que mejor funciona. Es preferible reconocer algunos de los efectos positivos de las drogas -dan lo que prometen a corto plazo, pero pueden desencadenar problemas graves en el futuro- y darles información, porque si les repetimos sin parar que deben cambiar su estilo de vida es posible que respondan con un 'no me ralles'.

- Adolescentes y padres deben enfrentarse a nuevas adicciones como la dependencia al teléfono móvil.

- Otro de los grandes problemas son las apuestas deportivas, con las que estamos cometiendo los mismos errores que con el tabaco. No hay control sobre su publicidad, el bombardeo es continuo y en el futuro tendremos problemas muy serios porque los jóvenes tampoco necesitan grandes sumas para apostar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos