Ahora

Es el momento de seguir actuando para configurar un transporte público moderno, de alta capacidad y eléctrico

El tranvía atraviesa Portal de Foronda/El Correo
El tranvía atraviesa Portal de Foronda / El Correo
Gorka Urtaran
GORKA URTARAN

El Plan de Movilidad Sostenible y Espacio Público de Vitoria-Gasteiz ha supuesto un cambio espectacular en la movilidad urbana y en la calidad del espacio público. Un plan que está sirviendo de modelo en otros lugares del Estado y que contribuyó indiscutiblemente a que nuestra ciudad fuera merecedora del título de Capital Verde Europea 2012. Y no es de extrañar, habida cuenta de los magníficos resultados obtenidos.

De hecho, hoy podemos decir con orgullo que dos terceras partes de nuestros desplazamientos urbanos diarios se realizan de manera activa, es decir, a pie o en bicicleta. Y créanme que somos la admiración de muchas ciudades europeas cuando nos escuchan decirlo. Sigamos, por tanto, impulsando este modelo de movilidad tan respetuoso con nuestro entorno y, especialmente, con nuestra salud.

Por su parte, el transporte público ha experimentado un incremento de uso sin parangón, hasta llegar a las más de 15 millones de personas viajeras en Tuvisa el pasado 2017. Más de 23 millones si consideramos también al tranvía. Récord histórico.

Está claro que es el momento de seguir actuando para configurar un transporte público moderno, de alta capacidad y eléctrico. La movilidad eléctrica libre de emisiones es la clave de la movilidad urbana, de la lucha contra el cambio climático y de la necesaria transición energética en las ciudades del siglo XXI. Por tanto, la electrificación de nuestro transporte público mediante la extensión del tranvía y del bus eléctrico inteligente (BEI) se convierte en estratégica.

Siguiendo las directrices de nuestro Plan de Movilidad, el Ayuntamiento ha trabajado duro para definir y materializar los proyectos pendientes. Sin prisa, pero sin pausa. Así, en octubre se adjudicaron las obras para extender el tranvía a los barrios de San Cristóbal y Adurtza y a las facultades de la EHU/UPV completando, por fin, el eje norte-sur tranviario.

En las próximas semanas, licitaremos la contratación de las obras para transformar la actual línea periférica (L2) en una línea de bus eléctrico e inteligente (BEI), que conectará catorce barrios de la ciudad y al 40% de la población con puntos tan transitados como la Estación de Autobuses, el HUA, las instalaciones de Mendizorrotza o el campus universitario.

Hace dos meses, presentamos el estudio informativo de la extensión del tranvía a Salburua, un proyecto que comenzaremos a ejecutar antes del final de esta legislatura municipal y que une el corazón mismo del barrio (desde la Avenida Juan Carlos I y el Bulevar de Salburua) con el resto de la ciudad.

Ya está contratada la redacción del estudio informativo para la extensión del tranvía a Zabalgana, si bien soy consciente de que, hasta su presentación en el primer semestre de 2019 y su posterior ejecución, debemos reforzar los servicios de Tuvisa para dar respuesta a las justificadas demandas de su vecindario.

La revisión del Plan de Movilidad Sostenible y Espacio Público -encargada a la Agencia de Ecología Urbana de Salvador Rueda- ofrecerá alternativas interesantes para seguir mejorando la conectividad este-oeste, una vez consumada la llegada de la alta velocidad y el soterramiento del corredor ferroviario. No me cansaré de decir que estamos ante un hito labrado en esta legislatura que constituye una gran oportunidad para que Vitoria-Gasteiz esté bien conectada hacia dentro y hacia fuera, uno de los objetivos de la Estrategia Vitoria-Gasteiz 2025.

Contamos con el apoyo del Gobierno vasco y la Diputación foral de Araba para financiar en gran parte (82,5%) todas estas inversiones. No perdamos esta oportunidad. Ya perdimos un tranvía en los años 90. No lo volvamos a perder. Proponer una consulta popular totalmente extemporánea sobre un proyecto ya adjudicado o exigir nuevos estudios sobre proyectos ya estudiados no tienen ninguna explicación lógica si lo que de verdad se pretende es el progreso de Vitoria-Gasteiz. Trabajemos juntos -la ciudadanía y los grupos políticos- para consolidar un sistema de transporte público sostenible, moderno y eléctrico que nos ofrezca un servicio de gran calidad.

Iniciemos ahora las obras del BEI en la línea periférica y del tranvía a Salburua, inversiones ya definidas y coherentes con el Plan de Movilidad, mientras seguimos trabajando en la concreción del resto de proyectos, como el plan para Zabalgana. Y es que, como bien canta Ismael Serrano los versos de Machado, «Ahora, ahora es el momento de cumplir las promesas que nos hicimos. Porque ayer no lo hicimos, porque mañana es tarde. Ahora».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos