El agresor sexual de Santa Bárbara siguió a su víctima 200 metros antes de atacarla

La concentración de protesta ayer en la Plaza de España./Jesús Andrade
La concentración de protesta ayer en la Plaza de España. / Jesús Andrade

Cámaras de seguridad grabaron al atacante, que tuvo un momento de duda pero, al verla entrar en la plaza, la golpeó y lanzó a un jardín

DAVID GONZÁLEZ

La agresión sexual en la mañana del domingo en la plaza de Santa Bárbara está perfectamente documentada. Porque el supuesto agresor pasó por alto la presencia de las numerosas cámaras de seguridad en la zona que, deslizan fuentes policiales, «registraron» palmo a palmo el ataque. Según ha podido saber este periódico, las imágenes constatan que el asaltante, detenido pocos minutos después por la Policía Local, siguió al menos durante unos 200 metros a su víctima.

Primero en la calle La Paz, arteria que la vitoriana agredida atravesó sobre las 7.15 horas de la mañana de camino a su casa. Giró en la esquina de la plaza de entrada a El Corte Inglés sin percatarse de que un desconocido imitaba su camino a unos prudentes metros de distancia. En esa zona, el entonces desconocido tuvo un momento de duda. Paró y dejó aumentar la distancia con la chica, de sólo 20 años.

Cuando ésta enfiló hacia la pasarela que une los grandes almacenes con la plaza de Abastos y luego se encaminó a Santa Bárbara, cambió su actitud. Las secuencias grabadas, revelan medios conocedores de la investigación policial, muestran un cambio de actitud en el atacante, de origen extranjero y domiciliado en Vitoria. Comenzó a acelerar su paso, hasta casi correr, y abordó a su víctima, sin posibilidad de defensa.

Testigos

La agarró, golpeó y lanzó contra una zona de césped de Santa Bárbara, fuera del alcance visual de la videovigilancia. La joven se defendió y gritó pidiendo ayuda. Curiosamente, un peatón, un hombre de mediana edad, pasó paralelo a El Corte Inglés, frenó su marcha. Hizo ademán de mirar y continuó con su camino. A los pocos segundos, otra chica, una ciclista, también oyó las súplicas de ayuda. Echó pie al asfalto y se dio de bruces con la chica atacada, que acababa de librarse de su agresor tras morderle en una mano.

A partir de ahí, hubo dos llamadas al 092, el teléfono de emergencias de la Policía Local. Sus agentes peinaron de inmediato la zona. Apenas unos minutos después localizaron, detuvieron y engrilletaron al presunto agresor, de 34 años. También acompañaron a la víctima al hospital. Luego, la Ertzaintza se hizo cargo del caso y el lunes, el Juzgado de Instrucción 4 decretó prisión preventiva para este sujeto.

Mientras, en el mediodía de ayer, dos días después de los hechos, el Ayuntamiento convocó una concentración de protesta a la que acudió medio centenar de personas, con el alcalde, Gorka Urtaran, a la cabeza y concejales de todos los grupos políticos. En la Plaza de España, los congregados mostraron su total rechazo a esta agresión con una pancarta en la que se leía, en euskera y castellano, ‘Vitoria-Gasteiz contra las agresiones sexistas’.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos