Abre la muralla

ÁNGEL RESA

Tun tun, ¿quién es? Una alumna de Carmelitas, un escolar de Armentia, una matriculada en Ikasbidea… Abre la muralla. Es una manera de adaptar la letra que cantaba Ana Belén a la filosofía docente de tres centros alaveses imbuidos en los tiempos modernos. Un colegio concertado y dos ikastolas que rompen moldes en el sentido literal del término. Que tiran paredes, que derriban barreras, que abaten muros, que permiten el tránsito infantil entre unas dependencias y otras. Lugares formativos de espacios diáfanos donde, de pronto, puede aparecer un cachorro de la vida en lo que hasta hace poco se interpretaba como otra aula para preguntar a algún coetáneo ¿qué hay de nuevo, joven?

Paneles móviles capaces de transformar un escenario intimista en otro mayor, amabilidad de rostro humano, sesiones preparatorias a la vista de un profesorado expuesto a las miradas. La educación avanza por la senda cívica para dejar atrás las marcialidades del pasado. Las expresiones espontáneas de la chavalería sustituyen a los temores de antaño y las flexibilidades numéricas mandan al olvido aquellas salas repletas de estudiantes, dos por pupitre de madera, hasta completar clases de medio centenar. Ahora que leo estas muestras vanguardistas de bienestar académico recuerdo aquella pelota verde oscuro de las botas Gorila volando desde las manos del fraile a la cara del charlatán o el distraído.

Todo esto suena bien dentro de los márgenes de la pedagogía actual. Sin embargo, me generan cierta sensación de frío las referencias a los aires nórdicos de los que hablan en Carmelitas y que se llegan a acotar como finlandeses tras la experiencia vivida en Ramón Bajo. Primero porque, aun entendiendo el objetivo multidisciplinar y educado de las expresiones que aluden al norte de Europa, no somos suecos ni nos lo hacemos por temperamento y carácter pese a nuestro clima recio. Por mucho empeño que pongan, aquí se habla alto. Con la ventaja, desde ahora, de que los chavales pueden ir de un lado a otro en esos tres centros docentes con su propia voz a cuestas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos