El Correo

Martínez admite que le resultará «complicado» lograr los avales para competir con González

  • El alcalde Iruña de Oca defiende su candidatura a las primarias del PSE alavés como «representante del cambio»

«Yo represento la posibilidad de cambio». Así ha justificado Javier Martínez su candidatura a liderar el PSE de Álava en una presentación que ha oficializado este martes –el plazo expira a las cero horas– en la sede del partido en Vitoria. El alcalde de Iruña de Oca pretende rivalizar en las primarias socialistas del próximo 9 de julio con Cristina González, que este lunes confirmaba su voluntad de optar a la reelección como secretaría general.

Martínez ha asumido que le resultará «complicado» poder conseguir los 147 avales que necesita para entrar en la pugna con la diputada foral de Fomento del Empleo, Comercio y Turismo y de Administración Foral, pero emplazó a los militantes a «no quedarse en su casa» y ofrecerle el respaldo si suscriben su tesis transformadora, en «sintonía», dijo, con la filosofía que se ha impuesto en España tras el triunfo de Pedro Sánchez.

El hasta ahora miembro de la ejecutiva de la que hoy es su rival en las primarias, admitió ante un reducido grupo de militantes de base y afiliados de la agrupación que su objetivo es «cambiar el rumbo del partido» e intentar incrementar su base social de apoyo. En un guiño a los más jóvenes, porque «no se nos puede escapar esa referencia generacional», se refirió a impulsar acciones contra los desahucios y fomentar las renovables, entre otros movimientos.

Y, como filosofía de base, consideró «fundamental» impulsar las políticas sociales en las instituciones en las que participan los socialistas. Ir un paso más allá, insinuó, que el pretendido también por Cristina González, «en el que nuestros junteros, diputados y parlamentarios alaveses» trabajen por el bien de Álava. Apenas deslizó críticas hacia la otra candidatura más allá de indicar que fue arropada «por cargos de renombre» y aseverar –en un contexto general, sin personalizar– que el cambio que llega con Sánchez ha generado «preocupación» entre «viejos barones o hidalgos venidos a menos».

Curtido en la política local –lleva trece años al frente del Ayuntamiento de Iruña de Oca–, Martínez pretendería aprovechar el apoyo mayoritario que la militancia dio a Pedro Sánchez en Álava en las primarias –a diferencia de lo que sucedió en Bizkaia o Gipuzkoa–. Así las cosas reconoce que apostó por Patxi López; hoy por hoy el único rostro de la «integración» que ha incorporado Sánchez en una Ejecutiva que en su congreso del pasado fin de semana dejó fuera a los ‘susanistas’.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate