El Correo

«O viene mi novia o me mato»

Agentes de la Ertzaintza cachean a un sospechoso en una calle de Vitoria.
Agentes de la Ertzaintza cachean a un sospechoso en una calle de Vitoria.
  • Agentes de la Ertzaintza evitan el suicidio de un hombre atrincherado con un cuchillo en una lonja de Arana

El hombre, «muy conocido» en la comisaría por altercados anteriores, se había atrincherado en una lonja de Arana. Llevaba consigo un cuchillo y amenazaba, a viva voz, con suicidarse si no se presentaba su compañera sentimental. «O viene mi novia o me mato», gritó ante la preocupación de vecinos de la zona. A esa hora, las 22.00 horas del viernes, la calle estaba muy concurrida. Para evitar una desgracia, varias patrullas de la Ertzaintza se personaron en el lugar. Lo mismo que la PRI, acrónimo de Patrulla de Respuesta Rápida, una unidad especializada, y hasta un negociador.

El buen hacer de los agentes hizo entrar pronto en razón al atrincherado. Según ha sabido este periódico de fuentes policiales, el hombre, un vitoriano de 42 años, accedió a salir del local. Entregó el arma -un cuchillo de grandes dimensiones- y se puso en manos de los agentes.

Las extremas precauciones estaban «justificadas», según medios policiales, debido a que este sujeto ya intentó, hace ahora tres años, volar el edificio donde vivía entonces, ubicado en el barrio de Adurza. Dejó abiertas a propósito tres bombonas de butano.

Telefoneó tres veces al 112 y avisó de que «un edificio iba a reventar». No facilitó ni la dirección ni su identidad. Pero, al constar su número de teléfono en los archivos policiales por sus antecedentes, la Ertzaintza y los bomberos acudieron a su domicilio habitual e impidieron la explosión. En el momento de los hechos había diecisiete personas en el inmueble. Por esta causa recibió una condena penal.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate