El Correo

Martin Ttipia revive para contar su historia

fotogalería

El público sigue a los dantzaris hasta la plaza del Palacio Escoriaza Esquivel, mientras el coro ameniza el recorrido desde las alturas. / Igor Aizpuru

  • La libre recreación de su resistencia al asedio castellano reunió a un nutrido grupo de espectadores

En la tarde de este sábado, el Casco Medieval de Vitoria fue testigo de una libre recreación de la resistencia que supuestamente encabezó Martin Ttipia al frente de la ciudad contra el asedio ejercido por el rey castellano hacia el año 1200. Un espectáculo que recorrió cuatro puntos de la ‘almendra’ y que estuvo organizado por la Asociación Cultural Martin Ttipia y la Fundación Vital y que contó con la colaboración del Gobierno vasco, Diputación y el Ayuntamiento.

Unos dos centenares de personas se acercaron a conocer los detalles de la historia del que fuera tenente de la Villa de Nova Victoria, Martin Ttipia, y de la resistencia que encabezó durante los nueve meses que duró el asedio castellano. Un homenaje no sólo a él, si no a todos los vitorianos que le acompañaron en unos hechos que no cuentan con una unanimidad académica en torno a su verosimilitud.

La creación teatral y musical que se interpretó fue diseñada de forma expresa para la ocasión y la interpretaron 260 voluntarios entre músicos, dantzaris, actores y voces. Los protagonistas, que decían estar «nerviosos», pero a la vez «orgullosos de poder formar parte de un evento con tanto significado», recibían las últimas indicaciones por parte de los organizadores minutos antes de comenzar.

Con las campanas tocando las siete de la tarde, un grupo de cantantes puso banda sonora a la representación. Allí, los actores empezaron a contar la historia desde dos puntos de vista: en uno, caracterizados como en la época y recreando lo que ocurrió. Y en el otro, más actual, un profesor explicaba a sus alumos el acontecimiento. El primer punto del recorrido fue el palacio Escoriaza Esquivel, donde los cantantes entonaban sintonías acompañados de la banda y hacía su primera aparición Martin Ttipia.

Una vez en la plaza de la catedral de Santa María, siguiente parada del espectáculo, la txalaparta ponía el punto de tensión mientras se explicaba cómo fueron esos 9 meses de asedio. Por fín, la plaza del Machete recibía el final de esta historia y con él, los aplausos del público.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate